he leído…

el héroe discreto

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Mario Vargas Llosa
Título: El héroe discreto
Editorial: Alfaguara. 2013
Páginas: 383 páginas
Precio: 19,50 euros.

Esta última novela de Mario Vargas Llosa hace realidad la cita de Borges con que se abre el libro: “Nuestro hermoso deber es imaginar que hay laberinto y un hilo”. Porque la historia que cuenta está llena de sucesos, de tramas, de recovecos, de sorpresas, como un laberinto, hasta que al final todas las piezas encajan y se revela el hilo que da unidad al conjunto.
     
   
Un chantaje
El libro desarrolla dos trama paralelas que acaban juntándose. En la primera, el dueño de una empresa de transportes locales recibe un aviso de chantaje. Se llama Felícito Yanaqué; había nacido pobre, un churre sin zapatos, y todo lo que tenía lo había ganado trabajando. Está acostumbrado a la adversidad. De su padre aprendió que “un hombre no se deja pisotear por nadie en esta vida. Se trata de eso, nomás” (pág. 25). Su enfrentamiento con lo que él cree una mafia organizada da a la novela una trama policial, con minuciosos apuntes costumbristas y sociales del Perú actual.

La otra historia está protagonizada por Rigoberto, trabajador en una empresa de seguros, cuyo jefe Ismael le hace intervenir como testigo en su boda con la criada que cuida su casa. Esa decisión le traerá no pocas complicaciones a Rigoberto con los hijos de Ismael, que ven de ese modo perdida su herencia.

    Saber contar
La novela mezcla diversos géneros narrativos. Participa del modo de contar cervantino, incorpora procedimientos de la novela popular, cultiva el melodrama, recupera el folletín y se inserta en la tradición novelística de Dumas, de Zola, de Dickens, de Pérez Galdós. Porque sobre esas tramas principales se acumulan episodios de muertes imprevistas, infidelidades matrimoniales, descubrimiento de orígenes bastardos, ambiciones y enredos que mantienen la sorpresa de la lectura y el saber contar, que hace de Vargas Llosa uno de los mejores escritores contemporáneos.

Vargas Llosa recupera algunos escenarios y personajes de obras anteriores. Reaparecen aquí el sargento Lituma, don Rigoberto, Fonchito, La Casa Verde, la Chunga. Vargas Llosa regresa a las raíces de su vida y de sus obras: a la ciudad de Piura, donde pasó los primeros años de su infancia y adolescencia; a la capital, Lima, donde transcurrieron sus años jóvenes de estudiante, sus inicios periodísticos, sus sueños de escritor.

El regreso no está teñido de melancolía. Las cosas han cambiado y ya nada es igual. “Los tiempos cambian y, felizmente, para mejor”, leemos en boca del sargento Lituma, en la página 125. Hay una lectura optimista de los cambios sociales en esta novela. No se ignora en ella la presencia de la corrupción, del chantaje y los comportamientos inmorales. Pero ese mundo también está habitado por personajes “que no se rinden y pelean hasta el final” (pág. 360), que afrontan las adversidades con dignidad, que asumen los avatares de la vida y se sobreponen a las desgracias con la dignidad de los héroes discretos.

Mario Vargas Llosa


Nació en Arequipa, Perú, en 1936. Con su primer libro, “Los jefes”, obtuvo en 1959 el premio Leopoldo Alas de cuentos. Desde entonces, Mario Vargas Llosa ha publicado diecisiete novelas, varios libros de ensayos, dos colecciones de relatos, cientos de artículos y seis obras de teatro. “La ciudad y los perros” fue la novela que le hizo universal, en 1962, con la que obtuvo el premio Bibliteca Breve y el premio de la Crítica. Luego llegaría el reconocimiento del Rómulo Gallegos por “La casa verde”, el Planeta con “Lituma en los Andes”, el Príncipe de Asturias de las Letras, el Cervantes, y por fin en 2010, el premio Nobel de Literatura.

Regreso optimista de Vargas Llosa a Perú

publicado en Diario de Navarra 17/10/13

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html