he leído…

tierra de campos

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: David Trueba
Título: Tierra de campos
Editorial: Anagrama. 2017
Páginas: 404 páginas
Precio: 20,90 euros

la felicidad perecedera

Dani Mosca es un músico cercano a los cincuenta años, divorciado, que tiene una hija de doce años; Maya, y un hijo de nueve, Ryo. Ha vivido rodeado de mujeres: Raquel, que organiza con eficacia su rutina diaria, varias amantes ocasionales, Oliva, la chica atlética que conoció en la piscina y se convirtió en su primera novia, y sobre todo, Kei, la madre japonesa de sus hijos y de la que vive separado. Ha vivido rodeado de mujeres, pero está solo. “La noche le pertenece a los que se aman –dice-. Y yo no amo” (pág. 15).

Atendiendo a los deseos de su padre, meses después de su muerte traslada el cadáver en un coche fúnebre para enterrarlo en su pueblo, Garrafal de Campos. Y ese es el motivo argumental que da origen a la novela. La historia la cuenta el propio Dani Mosca. Es músico, así que el libro se estructura en dos partes, como los discos antiguos: Cara A, en donde se cuenta el viaje; y Cara B, basada en la estancia en el pueblo. Ese trayecto vital sirve de hilo conductor en el que se van engarzando las experiencias de su vida, que Dani recuerda siguiendo los remolinos de la memoria: la penosa situación de su madre, que entró pronto en un proceso de pérdida de los recuerdos, el carácter inflexible de su padre, las vivencias amorosas, la profesión de músico, los amigos.
     
   
Una educación sentimental
Tierra de campos es una novela episódica, técnica basada en la acumulación de sucesos que ofrece una lectura ágil y anecdótica pero tiene el riesgo de la reiteración. Los episodios que aquí se cuentan mezclan lo divertido y lo dramático, lo emotivo y lo zafio, lo chusco y lo sentimental, y están salpicados de melancolía unas veces y de humor, otras.

La novela es reflejo de una educación sentimental. La música es el fondo de la historia que se cuenta, por lo que se citan algunos grupos emblemáticos de las décadas del cambio de siglo y letras de canciones de esos años. Pero la mayor parte de las letras que incorpora la novela son de las canciones que compone el protagonista, que tienen el estilo propio de  aforismos y transmiten en síntesis la emotividad del protagonista. “Hacíamos canciones –dice- para sanar las heridas” (pág. 213).

    Las pérdidas
Tierra de campos es una novela sobre las relaciones personales y sobre el amor. Una novela de iniciación en algunos capítulos, que trata de la infancia y del aprendizaje para llegar a la edad adulta. Habla de la búsqueda del padre y de los secretos familiares. Habla de las ocasiones perdidas, de los caminos que empezamos a recorrer y un día se acaban porque no tienen continuación. De las decisiones que tomamos sin pensarlas demasiado y que nos cambian la vida. Del fracaso, porque, como todo en la vida, “sólo lo que puede salir mal merece la pena intentarse” (pág. 176). Y habla también de la muerte: “todos conocemos el final. Y el final no es feliz”, dice desde el principio.

Tierra de campos es una novela sobre lo que vamos perdiendo en la vida. Dani Mosca cuenta cómo perdió la memoria de su madre, la vida de su padre, la compañía de Oliva, el amor de Kei, la amistad de Gus, muerto por una combinación de pastillas, anfetaminas y alcohol. Mientras acompaña el cadáver de su padre, va desenredando la madeja de su vida, para descubrir que “la felicidad es un bien obligatoriamente perecedero” (pág. 341).

publicado en Diario de Navarra 3/5/17

David Trueba


Nació en Madrid en 1969. Estudió periodismo, colabora en prensa y en televisión, ha escrito artículos de periódico, reunidos hasta ahora en tres volúmenes, y guiones de cine como Amo tu cama rica, Los peores años de nuestra vida, Two Much, La niña de tus ojos. Como director de cine estrenó su primera película en 1996, La buena vida, y desde entonces ha dirigido otras seis películas; la última, Vivir es fácil con los ojos cerrados, obtuvo seis premios Goya en 2014. Ha publicado cinco novelas, desde que en 1995 editó Abierto toda la noche. Con Saber perder obtuvo el premio de la Crítica y fue finalista del premio Médicis.

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html