he leído…

el último día de Terranova

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Manuel Rivas
Título: El último día de Terranova
Editorial: Alfaguara. 2015
Páginas: 275 páginas
Precio: 18,90 euros

siempre nos quedarán los libros

    El motivo argumental que inicia la historia de esta novela es un hecho demasiado frecuente en estos tiempos. El último día de Terranova cuenta el cierre de una pequeña empresa, un comercio, una librería en este caso. El librero Vicenzo Fontana está frente al mar, al pie del Faro, en la ciudad de A Coruña. Acaba de colocar el letrero: “Liquidación final de existencias por cierre inminente”. En las calles de alrededor pueden leerse otros letreros semejantes: en el kiosco de prensa, en la tienda de lámparas, en la confitería. Vicenzo reflexiona sobre el futuro y piensa: “ahora me siento culpable de todos los cierres. Por haber escrito ese letrero”
     
   
La disidencia
A partir de esta situación, la novela recrea la historia de la librería Terranova y de sus propietarios sucesivos. Pero no lo hace de una manera lineal, siguiendo un orden cronológico. Lo característico del relato es su composición mediante secuencias mínimas que alternan épocas diferentes en diversos escenarios. El primer capítulo sitúa la acción en Galicia, en otoño de 2014, cuando la crisis provoca el riesgo de cierre de la librería. Luego retrocede al Madrid de 1975, al 23 de noviembre, el día del entierro de Franco, cuando Vizenzo conoce a la argentina Garúa, que tuvo que huir de la dictadura militar de su país y que en la clandestinidad se llamaba Estela, y Beatriz, y Mika y Tana. Después el relato se extiende hasta el verano de 1935 en Galicia, cuando los padres de Vicenzo fundaron la librería Terranova: él, profesor de lenguas clásicas; y ella, una mujer enamorada de los libros. En esa iniciativa participó también su tío Eliseo, hombre imaginativo y surrealista, marinero en tierra que fantasea con los viajes que nunca hizo. El último propietario, Vicenzo, es quien cuenta todos estos sucesos, y lo hace mediante continuos saltos temporales, para recuperar la memoria histórica de unos tiempos en los que una librería era un espacio de disidencia y el refugio de los exiliados culturales..

    La intolerancia
El último día de Terranova es un testimonio de la crisis actual, especulativa, economicista y empobrecedora, y al mismo tiempo un memorial histórico del fanatismo y de la intolerancia. Las múltiples referencias a libros y autores y el culturalismo experimental con el que está compuesta la novela establecen el contrapunto reivindicativo de la cultura frente a la barbarie. Pero en ella se incorporan también elementos íntimos de la vida del protagonista, que nos hablan del enfrentamiento personal a la enfermedad (desde que sufrió la poliomielitis siendo niño), a una sociedad opresiva (fue letrista rebelde de rock), al suicidio de su padre y a la renuncia al amor de Garúa.

Todos esos temas están tratados con las características que definen la literatura de Manuel Rivas. La composición de la novela es fragmentaria: acumula en secuencias breves anécdotas diversas, fantasiosas, surrealistas a veces. Minimalista en los diálogos y escueta en lo narrativo, la novela tiende a lo lírico. El lenguaje adopta un estilo metafórico, de greguerías a veces. “Yo seré tu espejo”, le dice Garúa a Vicenzo la primera noche de amor; y él se pregunta: “¿cómo respiran los espejos cuando duermen?”. Así se describe la puesta del sol: “huía bajo las cortinas la última limosna de luz”. Y los ladridos de los perros que se oyen en la página 79 son “los lamentos de los últimos días de la humanidad”.

La esperanza
Novela de escritura vanguardista, compuesta mediante continuos saltos de tiempo y espacio, con una prosa basada en la sugerencia más que en el relato explícito y con un estilo más lírico que épico, El último día de Terranova transmite una visión existencial de la vida, pero su desenlace apunta un aliento de esperanza, cuando en el último capítulo vuelve a los orígenes y revela la paralización del proceso de desahucio de la librería.

publicado en Diario de Navarra 18/2/16

Manuel Rivas


Nació en A Coruña en 1957. Ha trabajado desde joven en prensa y ha reunido sus artículos en tres volúmenes. Sus inicios literarios se dieron en la poesía, de la que ha publicado recientemente la antología titulada La desaparición de la nieve. En narrativa ha editado novelas y varios libros de cuentos que reunió en 2006 bajo el título Lo más extraño. Ha obtenido el premio de la Crítica por Un millón de vacas, En salvaje compañía, El lápiz del carpintero y Los libros arden mal. ¿Qué me quieres, amor? obtuvo el Premio Nacional de Narrativa en 1996. En 2012 publicó el libro autobiográfico titulado Las voces bajas.

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html