he leído…

sobre el amor y la risa

Lorenzo Silva ha publicado hasta ahora casi cincuenta libros. Aquellos por los que es más conocido son los que cuentan las andanzas de los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro; el año pasado dio a imprenta la octava novela protagonizada por estos dos investigadores. Pero su última novela, Música para feos (editada en Destino), se desarrolla en otros ámbitos: explora el sentimiento amoroso e indaga en zonas ensombrecidas de la sociedad contemporánea. Los protagonistas son una joven periodista, Mónica, que ronda los treinta años, y un veterano militar, Ramón, que ha cumplido 46. Él silencia su profesión, en un mundo que recela del ámbito castrense: “la diferencia que hay entre un soldado y un asesino es que el soldado tiene un código, y ese código le exige no hacer daño a quien puede evitárselo” (pág. 161).

La historia amorosa entre ambos evoluciona en el libro desde la ingenuidad romántica a la fatalidad trágica. Cuando Ramón es destinado a Afganistán con las tropas de la OTAN, la novela reconstruye conversaciones de Skype entre ambos, durante “aquellos meses de estar juntos sin estarlo”.

Como hilo que engarza su relación y que expresa el romanticismo de la novela, en el libro se citan veintiuna canciones pop, que forman la banda musical de esta historia amorosa. Componen una lista de reproducción que puede escucharse en Spotify: “música para feos”. Ya lo cantaba Leonard Cohen, en el estribillo que da título a la novela: “somos feos, pero tenemos la música”.

el humor

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

El cerebro humano no es un ordenador. No funciona de una manera lógica y controlada. Es mucho más complejo. “Si el cerebro fuera un gobierno, no sería una dictadura, ni una monarquía ni siquiera una democracia. Sería una anarquía”. Se debate habitualmente en medio de situaciones contradictorias, confusas y conflictivas. Y en esas situaciones, a nuestro cerebro lo mejor que se le puede ocurrir es una cosa: reírse. Eso es lo que dice el neurólogo Scott Weems en el libro que se titula escuetamente Ja y que tiene como subtítulo “La ciencia de cuándo reímos y por qué” (Taurus).

Aristóteles dijo que el ser humano es la única especie que se ríe. El humor es un signo de inteligencia, pero también un estado de ánimo. Esta es la tesis que defiende este libro: que el humor y la risa son consecuencia de que poseemos un cerebro cuyo funcionamiento se basa en el conflicto, en la confusión, en los cambios, la duda y la vergüenza. “El humor es una respuesta natural a vivir en un mundo lleno de conflictos”.

Ja es un estudio serio, que tiene la virtud de la ligereza. Es sugerente y divertido a ratos. Para hacer comprensibles sus teorías, el autor cuenta anécdotas, casos concretos, experimentos y hasta chistes rápidos. El humor es como el ejercicio del cerebro, dice Weems: tal vez no alargue la vida, pero la hace más saludable; o al menos, más divertida.

publicado en Diario de Navarra 14/5/15

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html