he leído…

la desventura de la libertad

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Pedro J. Ramírez
Título: La desventura de la libertad
Editorial: La Esfera de los Libros. 2014
Páginas: 1.165 páginas
Precio: 39,90 euros

Disfruto con la lectura de los buenos libros, aquellos que leerlos supone un descubrimiento. Con esa actitud abrí las páginas de La desventura de la libertad, y durante días he pasado horas de auténtica pasión como lector con este libro. Pedro J. Ramírez está en la historia del periodismo. Quizá sea la persona que más sabe de primera mano lo que ha ocurrido en la historia de España en los últimos 50 años. Algunos de los datos que él tiene los ha ido publicando en artículos, en sus cartas en el periódico, en libros. El primer libro que reseñé de él fue El año que murió Franco, allá por 1985, y la verdad es que me pareció una crónica y una investigación impresionante. Guardo el ejemplar subrayado y con anotaciones a lápiz. Él ya había publicado tres libros antes que éste, pero desde entonces he procurado leer los que ha ido escribiendo sobre la actualidad. Y no son pocos. Por ellos y por muchas otras razones bien conocidas, está en la historia del periodismo.

Pero el nombre de Pedro J. Ramírez está también en la nómina de los historiadores. Sobre todo por la publicación de sus dos últimas obras, que son referencias cada una de ellas en el tema que tratan: El primer naufragio, sobre los días de la Revolución Francesa; y ésta titulada La desventura de la libertad.
     
    Un descubrimiento
Hay que tener olfato y criterio para saber cuáles son los momentos decisivos de la Historia y quiénes son los protagonistas fundamentales de cada momento. Hay que ser intelectualmente curioso, tener oído atento y una mirada abierta para interesarse por esas épocas claves. Fíjense cómo surgió este libro: Pedro J. ve un anuncio en Internet, en el que se ofrece un documento del archivo del exministro José María Calatrava. Entra en contacto con el librero, éste revuelve armarios de su casa donde guarda cajas heredadas de sus padres y ahí aparece un archivo inédito. Un archivo que tiene 58 documentos auténticos de Calatrava, el hombre que recibió el encargo de Fernando VII para que formara gobierno en plena crisis entre absolutistas y liberales. Aquellas fueron unas circunstancias trascendentales para el futuro del país. Y ese archivo contiene apuntes personales del jefe de gobierno, notas reservadas, oficios, cartas, papeles de la Hacienda, correspondencia diplomática, actas de Juntas, informes militares, un manifiesto con la firma autógrafa del propio rey Fernando VII, conversaciones privadas transcritas en esos papeles entre el jefe de gobierno, Calatrava, y el rey. Me parece un descubrimiento apasionante. Son muchas las aportaciones de este libro, pero ésta es fundamental. Lo que leemos aquí es documentación de primera mano. Con ella se reconstruye al detalle lo que sucedió en España en la primavera y el verano de 1823.

Pero ese archivo no es más que el punto de partida. Pedro J. utiliza otras fuentes directas: periódicos de la época, semanarios, memorias y una bibliografía exhaustiva de los especialistas de los mejores estudios que se han publicado sobre el tema. Todo está documentado en este libro: la topografía de las ciudades, los edificios, los gestos de los personajes, las batallas militares, las palabras pronunciadas por los protagonistas. Pedro J. Ramírez es un investigador riguroso, minucioso, exhaustivo, hasta el detalle más nimio. 

    Las dos Españas

Cuando Calatrava acepta el encargo del rey Fernando VII de formar gobierno, la situación del país es dramática: la Hacienda está en crisis, el Gobierno no tiene recursos, el país está invadido por el ejército francés y más de uno de los generales encargado de su defensa se apunta, como el propio rey, al ejercicio de la traición. En esos momentos estaba en juego el futuro de la libertad. Fue un tiempo decisivo, en el que echaron raíces las dos Españas, que acabarían enfrentándose en la Guerra Civil. Por eso este libro nos muestra el pasado, pero también nos ayuda a entender cómo hemos llegado a lo que somos hoy, por qué estamos donde estamos, qué somos y en todo caso, qué podemos aspirar a ser. 

Todo eso está contado desde un punto de vista nuevo: desde la mirada de uno de los protagonistas, nada menos que el mismo Jefe de Gobierno, utilizando como respaldo documental los papeles desconocidos hasta ahora de su archivo personal. Los acontecimientos que se produjeron a lo largo de esos meses trascendentales están magníficamente recreados en La desventura de la libertad. Es un placer escuchar, por ejemplo, los debates de la Cámara, las intervenciones de Galiano, Falcó y Argüelles, reflejo de la oratoria del siglo.

    El rey felón

Los personajes están muy bien descritos. Este es uno de los aspectos que más me ha gustado de este libro. Pedro J. acerca los protagonistas al lector de hoy. Analiza el carácter, el comportamiento y los motivos por los que intervinieron en ese drama los actores de aquella tragedia grotesca. Los principales fueron José María Calatrava, Fernando VII y el duque de Angulema. Pero también entran en escena Espoz y Mina, cauto, astuto, desconfiado; Riego, que había proclamado la constitución y fue el detonante de la rebelión que iniciaría el Trienio Liberal; el rey francés Luis XVIII, el que mandó cruzar el Bidasoa a aquel ejército invasor de cien mil soldados; O’Donnell, oportunista, conspirador y voluble, que entregó Madrid a cambio de un retiro tranquilo en Francia… Y así hasta los más de 600 nombres que componen el índice onomástico del libro. Bastantes de ellos pertenecen a otros países de Europa. Porque esta es una de las lecciones que nos transmite esta obra: siempre hay que tener en cuenta el contexto internacional a la hora de estudiar una época o a la hora de plantear un cambio político. Las monarquías europeas habían decidido en el Congreso de Verona que la experiencia de España podía contagiarse a otros países. Por eso había que acabar con ella. Y ahí estaban los Cien Mil Hijos de San Luis para cumplir ese encargo, mandados por el duque de Angulema. En ese escenario, José María Calatrava, hombre culto, un buen jurista y con sentido del patriotismo, iba a naufragar ante un monarca que era un estratega del doble juego: Fernando VII, el rey felón, capaz de pactar con el diablo con tal de conseguir sus ambiciones. En muchos de los personajes de este libro está la peor cara de los gobernantes y lo más turbio de la política. También la peor cara de un pueblo inculto, manipulable, despreocupado y violento.

Un buen libro

La desventura de la libertad es un buen libro. Por tres razones. En primer lugar, está magníficamente editado, y reproduce abundantes retratos, mapas, grabados, documentos. En segundo lugar -lo más importante-, es una aportación historiográfica fundamental. A partir de ahora, si alguien desea conocer cualquier aspecto de los personajes o los sucesos que ocurrieron en torno al liberalismo español tiene que acudir necesariamente a esta obra de referencia. Y en tercer lugar, a todo ello se añade la capacidad de saber contar de Pedro J. Ramírez. La desventura de la libertad es un libro que está muy bien escrito. Al leerlo, hay que dejarse llevar por su prosa detallista. Hay que dejarse envolver por la ambientación, meterse en los escenarios y escuchar la voz de los personajes. La lectura de este libro nos hace percibir los detalles: la luz que se cuela a través de una ventana del palacio real, el viento en el rostro de un alabardero, las sombras de los amotinados que proyectan las farolas de aceite sobre el adoquinado, el olor que arrastra la brisa del mar por las calles de Cádiz cuando los ministros cesantes besan, al final del libro, la mano del rey por última vez. La desventura de la libertad es un descubrimiento y pertenece a ese tipo de libros que aportan horas de auténtica pasión como lector.

la desventura de la libertad

presentación del libro en Pamplona, 13/5/14

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html

foto: Javier Sesma (Diario de Navarra)