he leído…

el primer naufragio

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Pedro J. Ramírez
TÌtulo: El primer naufragio
Editorial: La esfera de los libros, 2012
Páginas: 1.296 páginas
Precio: 39,90 euros

De la Revolución Francesa, uno de los momentos claves de la Historia, que puso en marcha la época contemporánea, ha quedado tanta documentación que es posible reconstruirla de forma minuciosa en los diferentes escenarios en los que se produjo y siguiendo los movimientos de cada uno de sus protagonistas. Pedro J. Ramírez se propone realizar esa tarea en El primer naufragio (La esfera de los libros). Emplea toda la documentación disponible: actas de las sesiones parlamentarias, informaciones de los periódicos de la época, guías históricas y urbanas, anales, libros militares, económicos y diplomáticos, diarios, memorias y testimonios de los protagonistas, que escribieron profusamente sobre aquellos días. Sólo las obras de Robespierre ocupan once tomos; y no hay personaje que tuviera alguna actuación en aquellos sucesos del que no se conserven sus discursos, como los de Danton, y no se hayan escrito biografías, laudatorias o críticas, como las muchas de Marat.
     
    El miedo
Con todo ese material de referencia, El primer naufragio se convierte en la crónica rigurosamente documentada de lo que ocurrió en el período que va desde la ejecución de Luis XVI hasta que es aprobada la nueva constitución republicana, que nunca llegaría a entrar en vigor. El relato abarca cuatro meses y medio. No hay aspecto relacionado con la historia de aquellos días que no esté tratado en este libro, en su vertiente económica, parlamentaria, periodística o callejera.  El primer naufragio aborda el análisis de una sociedad empobrecida hasta el hambre. Reconstruye los debates políticos, enturbiados a veces por las circunstancias de la revolución que desembocó en la cruel alternativa de ejecutar o ser ejecutado. Analiza el papel de una prensa clave en el papel de instigadora social y difusora de listas negras. Describe las intrigas de salón, las conspiraciones y las traiciones en las que vivían quienes hoy eran aclamados y mañana podían rodar sus cabezas ante la guillotina. Cuenta cómo se produjeron las revueltas de los sans-culottes en las calles y la furia de los enragés, que fue la minoría airada que ocupó las plazas en aquel tiempo.

En el libro están bien trazados los retratos de los tres protagonistas claves de la revolución: Robespierre, Danton y Marat. Y resulta esclarecedor el relato de la estrategia de los jacobinos, bien organizados en la movilización callejera y sin escrúpulos, que se arrogaron la representación ciudadana. Enfrente, sólo tenían una sociedad aturdida, incapaz de reaccionar y paralizada por el miedo. 

    Crónica minuciosa
La narración no es distante y abstracta. Planos, grabados, retratos y emblemas acompañan el texto. Contribuyen a dar rigor y minuciosidad a esta crónica que está hecha de detalles, en la que no se deja de citar los sueldos de entonces, qué costaban los alquileres, cómo eran los guisos, qué comía la gente, o cuánto se bebía en los cabarets de la ciudad. Cita a Cobb, que escribía en aquellos tiempos de hambre y de crisis: “el vino era el gran consuelo del pobre, que en época de escasez y angustia comía menos y bebía más” (pág. 294).

Este libro es un caleidoscopio histórico en el que se funden manejos políticos, granujas, oportunistas, ajustes de cuentas, deslegitimación de las instituciones representativas, un ambiente de terror y una voluntad de imponer el poder por la fuerza. Lo que había empezado con la toma de la Bastilla y la Declaración de los Derechos del Hombre acabará en golpe de Estado y guillotina. El libro finaliza indicando que aquellos días anticiparon “con doce décadas de adelanto el siglo de los totalitarismos”. Fue el primer naufragio de la democracia. Luego vendrían otros.

lecciones de la historia

publicado en Diario de Navarra 16/2/12

El enredo de la bolsa y la vida
Eduardo Mendoza
Años lentos
Fernando Aramburumaslibros.html