he leído…

lo que olvidamos

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Paloma Díaz-Mas
Título: Lo que olvidamos
Editorial: Anagrama. 2016
Páginas: 163 páginas
Precio: 15,90 euros

el pasado que hemos olvidado

   Es un libro breve, intenso y conmovedor. Es una novela realista, de tono biográfico, que reúne impresiones sobre el aprendizaje de la infancia, las relaciones madre-hija, el proceso de envejecimiento, el alzhéimer y la historia reciente del país. Se titula Lo que olvidamos y en ella cuenta Paloma Díaz-Mas las experiencias de una mujer que visita cada día a su madre en la residencia en la que está acogida. Ha olvidado quién es ella, del mismo modo que ha olvidado su propia vida. Esos encuentros son un motivo para indagar en su desmemoria y rescatar retazos del pasado. El planteamiento narrativo es sencillo, y sin embargo, literariamente eficaz. El resultado es una novela amena y emotiva. ¿Cuál es la clave? Sobre todo el tono con el que están contados los sucesos. La novela tiene un estilo directo y sin artificios; evita el melodrama; se aleja del patetismo; cuenta las situaciones de una forma concisa; mezcla la ternura y la compasión con hechos dolorosos; añade retazos de humor y algo de lirismo a veces.

    Novela de emociones
Lo que olvidamos es una novela de emociones. Una novela sobre las pérdidas que conlleva el paso del tiempo, sobre el deterioro y sobre la caducidad de que estamos hechos.

El relato indaga en una doble vertiente: el plano personal y la historia colectiva. En lo individual se centra en escenas de la vida de la mujer que tiene que enfrentarse al deterioro de su madre; ese momento en que dejó de ser ella “para convertirse en una extraña que nos desconoce, que se olvida de su propio nombre y que parece haber borrado todo su pasado”. Los despropósitos que se producen provocan situaciones de humor contenido, de estupor y de sentimientos doloridos, que van describiendo el laberinto interior de ese mundo en el que ya es un logro “recordar el propio nombre o el número de hijos, o saber reconocer la esfera del reloj” (pág. 10).

    De la guerra a la Transición
Junto a la peripecia personal, la novela indaga entre la niebla la historia colectiva: evoca un mundo pasado en el que convergen recuerdos de la guerra, del final del franquismo y del golpe del 23 F. De la guerra recuerda la protagonista la historia de su abuelo, que ayudó a escapar de la muerte a un vecino, abriéndole la puerta de la ferretería en la que trabajaba, para que se escondiera de los perseguidores. “Así, con esa sencillez se decide salvar o condenar a un hombre: una puerta que se abre, una sombra prófuga que sale por ella. Y luego ese gesto generoso y heroico –el de quien se juega la vida por abrirle una puerta a otro- cae en el olvido” (pág. 65).

Los tiempos finales del franquismo están contados desde escenas difusas, como quien mira a través de la niebla y observa un revuelo de pasquines y manifestaciones, pancartas, gritos de consignas y carreras atropelladas delante de los grises.

De la Transición rescata la novela la figura de uno de aquellos hombres olvidados, cuya propia desmemoria se adelanta a la de las nuevas generaciones a quienes ya no les dicen nada los nombres de esos antiguos protagonistas de la Historia. Entre las personas que viven con la madre está uno de los hombres que la mañana del 24 de febrero de 1981 salió del Congreso con el traje arrugado y la cara desencajada.

Lo que olvidamos es una literatura de interiores. Indaga en la memoria desde el asombro, con la voluntad de comprender el pasado, porque muchas veces vivimos sin entender lo que pasa a nuestro alrededor. Es una historia conmovedora, en la que los personajes, “a solas y sin recuerdos”, se ven obligados a vivir “una vida en la que cada día se estrena el mundo” (pág. 36).

publicado en Diario de Navarra 15/12/16

Paloma Díaz-Mas


Nació en Madrid en 1954, ha sido profesora de literatura en la Universidad del País Vasco y actualmente trabaja en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En 1983 fue finalista del premio Herralde con la novela El rapto del Santo Grial; obtuvo ese premio en 1992 con El sueño de Venecia; y en 2000 ganó el premio Euskadi con La tierra fértil. Ha publicado el libro de cuentos titulado Nuestro milenio y varios libros autobiográficos: Una ciudad llamada Eugenio, Como un libro cerrado y Lo que aprendemos de los gatos.

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html