he leído…

el oficio de escribir

    La literatura de Enrique Vila-Matas es una indagación acerca de por qué se escribe, cómo lo hacen algunos autores y qué supone el proceso de creación. Al leer sus libros más recientes he visto que siguen girando de forma tenaz en torno a este mismo tema. En Kassel no invita a la lógica plantea los límites difusos que existen entre la literatura y la vida, en un libro que es al mismo tiempo novela, ensayo y libro de viajes. En Marienbad eléctrico mezcla el diario y la reflexión, a través de los encuentros que mantiene él con la artista conceptual Dominique Gonzalez-Foerster. Y ahora, en este que acaba de publicar con el título Mac y su contratiempo (Seix Barral), indaga en el proceso de escritura de una obra a partir de las ideas heredadas de otros.

La novela está aquí disfrazada de diario. Un hombre que acaba de perder su empleo se propone como terapia escribir todos los días, tomando como fuente de inspiración un libro antiguo de un escritor vecino del mismo barrio barcelonés en el que vive. Su literatura se convierte en una sucesión de variaciones sobre los temas que aquel había tratado y en comentarios sobre los relatos que él escribió. Las ideas, la interpretación y el ensayo se imponen en esta obra, cuyos componentes narrativos reiteran aspectos que ya estaban presentes en las anteriores: episodios triviales de la vida del protagonista, comentarios de sus lecturas, reescritura de los cuentos y relato de viajes.

Vila-Matas defiende aquí la repetición como un proceso natural en la historia de la literatura. “Todos somos repetidores”, dice en una de las páginas de esta novela. El arte es repetición. Todos los libros no son más que un viaje inacabable alrededor de las mismas preocupaciones. Los escritores no hacen otra cosa que reescribir la tradición. La literatura no es más que un sinfín de variaciones a partir de antiguos relatos cuyo origen hoy desconocemos.

Manual de autoayuda

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Después de leer la historia de Vila-Matas en torno al empeño de un hombre por escribir su primer libro, he abierto la novela de Esther García Llovet titulada Cómo dejar de escribir (Anagrama). Aquí el protagonista, Renfo, está empeñado en encontrar un manuscrito perdido de su padre, el escritor latinoamericano Ronaldo, fallecido hace algunos años. En esa búsqueda, Renfo deambula por las calles cutres de la ciudad y se pierde en fiestas frívolas, acompañado por un par de amigos, que son un producto del desempleo y de la crisis actual. Juntos recorren un Madrid un poco absurdo y bastante excéntrico durante un verano tórrido en la ciudad.

La historia está condensada en poco más de cien páginas. Transmite una visión humorística y desengañada de la sociedad y de sus personajes, a través de una escritura escueta, leve, basada en la sugerencia más que en el relato explícito. Consta de 53 secuencias muy breves, algunas reducidas a unas pocas palabras, a una simple frase incluso, como en la página 94, donde se lee solamente: “por qué las casas vacías parecen cada vez más grandes”.

Cómo dejar de escribir es una novela corta con algunos chispazos de ingenio. Refleja un retrato crítico de la sociedad. Describe algunos tipos extravagantes. Y contempla con ironía el mundo literario. Habla de un escritor que está en las últimas y que escribe desencantado su última obra: un manual de autoayuda titulado “Cómo dejar de escribir”.

publicado en Diario de Navarra 9/3/17

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html