he leído…

vidas de premio Nobel

Samuel Beckett y Albert Camus son dos escritores fundamentales del siglo XX, que representan algunas de las líneas claves del pensamiento de esas décadas. Por eso es oportuno que haya coincidido la edición de dos libros que repasan la biografía de ambos escritores: Samuel Beckett, el último modernista (Ediciones La Uña Rota) y Albert Camus. Solitario y solidario (Plataforma).

Beckett representa las dudas del pensamiento existencial que se extendió por Europa después de la segunda guerra mundial. Su obra es la expresión de la tragedia del mundo contemporáneo, que desembocaría en la literatura del absurdo. El escritor Anthony Cronin es el autor de esta primera biografía suya que se publica en castellano. Es una biografía completa, ordenada cronológicamente. Repasa los acontecimientos fundamentales de su vida, desde su nacimiento en Dublín el 13 de abril de 1906, hasta su muerte en París el 22 de diciembre de 1989. Recrea el ambiente de Irlanda en los años veinte, mientras Beckett estudiaba en el Trinity College. Cuenta cómo se produjeron los movimientos artísticos de las vanguardias en el París de los años treinta y cuarenta, donde se estableció definitivamente. Relata las relaciones que mantuvo con James Joyce, con Peggy Guggenheim, con Picasso, Breton, Duchamp, con los intelectuales franceses, con el propio Albert Camus. Habla de sus obras: de la trilogía de novelas Molloy, Malone muere y El innombrable, que reúnen toda la desolación del pensamiento existencial europeo de mediados de siglo, en clave grotesca; y de su obra más reconocida, Esperando a Godot, que es el mejor ejemplo del teatro del absurdo. Cuando le concedieron el premio Nobel de Literatura en 1969, Beckett lo consideró “un contratiempo engorroso” (pág. 557). Mientras su editor recibía en Oslo la medalla de oro y el diploma de la Academia Sueca, él estaba en un hotel de Cascais, intentando esconderse de los periodistas.

Albert Camus. Solitario y solidario es un libro de los que no se hacen muchos: formato grande, fotografías y buena maquetación. Es en realidad un libro de fotografías compuesto para resumir una vida. Está ordenado cronológicamente, y de esa manera pueden seguirse en cuatro partes la génesis del escritor en su juventud, el despertar a la acción, los tiempos de la rebeldía y los años finales de su vida, cuando escribe: “a menudo he flaqueado ante la extrema degeneración de nuestro siglo” (pág. 139). Y Camus supo bastante de los dramas de su tiempo: participó en la Resistencia francesa, militó en el partido comunista y fue tachado de traidor cuando quiso denunciar las barbaridades de la Unión Soviética y renunció a la militancia.

En este libro pueden leerse algunas citas emblemáticas de sus obras, como aquella que certifica su profundo apego a la vida y su dolor: “no existe amor a la vida sin desesperación”, escribió en El revés y el derecho. El libro es en realidad un álbum de fotos mezcladas con una colección de citas de sus obras. Está realizado por su hija Catherine Camus, quien recoge en el prólogo las palabras de Lévi-Valensi que han guiado su trabajo: “Los mitos que nos propone Camus, lejos de ser hermosas mentiras y traicionar la realidad, revelan la verdad profunda de la condición humana, la belleza del mundo, el sufrimiento de los hombres, su soledad, su amor a la vida, su búsqueda a veces desesperada de felicidad”.

Se le concedió el premio Nobel de Literatura en 1957. Poco antes había escrito en La caída: “Me atormentaba la idea de que me faltara tiempo para realizar mi tarea”. Murió tres años después, cuando tenía sólo 46 años, en un accidente de coche.

amor a la vida

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

publicado en Diario de Navarra 28/6/12

la ciencia y el juego sucio
VV.AA.
shapeimage_18_link_0
Aire de Dylan
Enrique Vila-Matasmaslibros.html