he leído…

mundos fabulosos

    Los pájaros son mucho más inteligentes de lo que habíamos imaginado. Leer El ingenio de los pájaros, de Jennifer Ackerman (Ariel), ayuda a cambiar el concepto que tenemos de estos animales. Su cerebro es diminuto, pero el tamaño de un cerebro no mide el grado de inteligencia. El cerebro de una vaca es cien veces mayor que el de un ratón, “pero no es ni la mitad de lista que él”, leo en la página 50; y más adelante: “la inteligencia es un concepto resbaladizo”. Si la definimos como la capacidad de adquirir habilidades y aprender de la experiencia, los pájaros son seres más inteligentes de lo que pensamos. Tienen capacidad para aprender, fabrican herramientas, imitan comportamientos y hasta pueden llegar a contar numéricamente. En 1980 se descubrió que una especie de loro gris africano era capaz de entender cientos de palabras inglesas, y de identificar colores. Los herrerillos aprendieron en Inglaterra a abrir los tapones de cartón de las botellas de leche que se dejaban cada mañana en las puertas de las viviendas, para tomarse la nata. Se ha estudiado que los carboneros tienen un sofisticado sistema de comunicación mediante sus trinos. Y se ha documentado que un cascanueces americano es capaz de reunir más de 30.000 piñones en un verano, los transporta, los entierra hasta en 5.000 escondrijos distintos y luego recuerda cada una de las ubicaciones de sus escondites durante nueve meses (pág. 260).

En el planeta puede haber unos cuatrocientos mil millones de aves, sesenta veces más que personas. Los cuervos y los loros son las especies más inteligentes; les siguen las aves de rapiña, los pájaros carpinteros, las gaviotas y las garzas. Las que menos habilidades demuestran son las codornices, las avestruces y los pavos.

Este libro es un viaje curioso al mundo de los pájaros. En cada capítulo se cuentan sus habilidades, sus estrategias y su ingenio para resolver problemas. No es producto de la simple observación. Se basa en estudios, en experimentos y en las últimas investigaciones científicas sobre el tema. Su lectura supone el acercamiento a una naturaleza que nunca dejará de sorprendernos.

Plantas asombrosas

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

También las plantas pueden asombrarnos con sus estrategias de supervivencia. José Ramón Alonso, que es catedrático de Biología en la universidad de Salamanca y autor de numerosos trabajos de investigación y de divulgación científica, ha publicado Botánica insólita (Next Door Publisher), un libro ilustrado de gran formato, compuesto por 36 artículos breves. En cada uno de ellos cuenta detalles sorprendentes sobre las plantas de las que escribe. Cuenta cómo se defienden con los olores que desprenden; cómo hacen volar sus semillas para diseminarlas; cómo engañan a los insectos para que difundan el polen; cómo atrapan las plantas carnívoras a sus presas. Recuerda cómo de algunas se obtienen sustancias medicinales que han servido para curar el ébola o el virus de la gripe o algún tipo de cáncer, entre otras enfermedades.

La lectura de este libro me ha aportado algunas curiosidades: los árboles más grandes, como la secuoya, el eucalipto australiano o el abeto pueden llegar a medir más de cien metros de altura. Entre las plantas más longevas está una especie de olivos de Líbano, que tiene entre 6.000 y 8.000 años. La planta que menos florece es la Reina de los Andes, una puya que se encuentra sólo en Perú y en Bolivia. Vive entre ochenta y cien años; sólo florece una vez, durante unas semanas; y después de eso, se seca. “En esos días, antes de morir, cada ejemplar produce entre seis y diez millones de semillas” (pág. 63).

Las plantas son los seres que más están en peligro de extinción: el 22% de las especies vegetales, según un estudio de la IUCN. El calentamiento global incide negativamente en este dato. Los procesos ligados a la primavera en las plantas se adelantan progresivamente. Según otro estudio, en los diez últimos años las plantas han florecido 4´5 días antes. Y eso condiciona su pervivencia. Concluye el autor con una llamada de atención: “podemos pensar que la evolución biológica debería encargarse de que los organismos se adapten a esos cambios, pero es un proceso muy lento y el calentamiento global causado por el hombre es un fenómeno acelerado” (pág. 174).

publicado en Diario de Navarra 23/3/17

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html