he leído…

los enamoramientos

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Javier Marías

Título: Los enamoramientos

Editorial: Alfaguara. 2011

Páginas: 401

Precio: 19,50 euros

Premio Nacional de Narrativa 2011

En las páginas de esta novela nada es lo que parece en un principio. Una muerte accidental puede ser un crimen premeditado o un extraño suicidio planeado con detalle. Los enamoramientos no es una historia sentimental como puede sugerir el título. En ella se indaga en los recovecos oscuros del corazón humano, en los que pueden ir enredados el amor y el crimen.
     
    El crimen
La novela está estructurada en tres partes. Se abre con la referencia a un asesinato, el de Miguel Deverne, un hombre dedicado a la distribución cinematográfica. Un día, al salir de su automóvil fue acuchillado por un indigente, un trastornado, un loco. Fue “una muerte gratuita y cruel, tan fácilmente evitable, tan tonta” (pág. 84). Los testimonios que se publicaron sobre ella eran discrepantes y el conocimiento objetivo de los hechos aparece en las primeras páginas de la novela como una pretensión imposible. Hay en esta primera parte una conversación en la que interviene el profesor y académico Francisco Rico, que ya se ha convertido en un personaje recurrente en las novelas de Javier Marías. Pero lo que centra estas cien primeras páginas es el duelo, el enfrentamiento de la esposa, Luisa, al dolor tras la muerte de la persona amada.

    La segunda parte del libro cuenta el enamoramiento entre la narradora de la historia, María Dolz, y Javier Díaz-Varela, que finaliza con el relato del pavor que siente ella al saber de qué puede ser capaz un hombre. Y el libro acaba con una tercera parte, la más extensa, en la que se distribuye la culpa del crimen: cuál es el móvil, quién ha urdido la conspiración y quién la ha ejecutado. Y aparece una sorpresa final en la historia: un melanoma que obliga a reinterpretar los motivos del crimen.


    Una novela hablada

Los enamoramientos es una historia contada a tres voces: la de María Dolz, que conocía casualmente al muerto, porque coincidía con él desayunando en el bar, aunque nunca se dirigieron la palabra; la de su esposa Luisa, serena y turbada por la impotencia ante la muerte; y la del amigo de ambas, Díaz-Varela, que tiene diferentes caras en cada capítulo. Es una novela hablada. De una forma sintética, puede decirse que esta novela está compuesta por tres conversaciones largas. Se sustenta en el diálogo y en el estilo indirecto. Cada intervención de los personajes puede ocupar varias páginas. Porque esos diálogos son discursivos: están hechos mediante largas disertaciones, discursos sobre la muerte, sobre el azar, sobre el amor o el accidente imprevisto. Incorporan en varias secuencias reflexiones sobre la novela de Balzac El coronel Chabert, que acaba de publicarse en la editorial Reino de Redonda, que dirige Javier Marías; y sobre Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas.

    La impunidad
En Los enamoramientos se reiteran temas que son característicos de la narrativa de Javier Marías: la traición, la culpa, la imposibilidad de conocer la verdad con certeza, el azar de “empezar un día como cualquier otro, sin tener la menor idea de que se te va a acabar la vida”, la obligación de asumir la muerte como un hecho cotidiano: “luego pasan los días y los meses y los años y nos acomodamos” (pág. 161).

Aunque la novela se estructura en torno a la muerte de Miguel Deverne, que da lugar a una historia criminal, se impone en ella la discusión sobre esos temas planteados. Es una novela más ensayística que narrativa. Se permite alguna broma. Por ejemplo, la narradora trabaja en el mundo de la edición y su opinión sobre los escritores es poco condescendiente: “gente rara, la mayoría”, dice de ellos; “Cortezo” llama a uno de los que publican en su editorial; y a otro, “el repelente Garay Fontina”. Pero salvo un par de bromas, el libro es bastante pesimista y sombrío. Expone que el enamoramiento no es un estado tan maravilloso como se califica generalmente y que en su nombre se pueden cometer las mayores atrocidades.

La novela observa con preocupación la sociedad actual, cada vez más aletargada ante la impunidad con la que se comenten crímenes y desmanes. Parte del hecho de que “el número de crímenes impunes supera con creces el de los castigados” (pág. 398). Y al final, la narradora afirma sin matices: “Ya he dicho que la justicia y la injusticia me traían sin cuidado”. La impunidad es una de las ideas que denuncia esta novela como uno de los síntomas más preocupantes de la sociedad actual.

corazón tan negro

publicado en Diario de Navarra 9/5/11

Javier Marías


Este año se cumplen los cuarenta años desde que Javier Marías publicó su primera novela: Los dominios del lobo. Nació en Madrid en 1951, tiene sesenta años y es uno de los escritores más reconocidos internacionalmente. Ha publicado doce novelas, dos libros de cuentos, cuatro ensayos y once colecciones de artículos. Las tres últimas novelas las agrupó en una trilogía, con un título común: Tu rostro mañana. Javier Marías ha afirmado que al acabar ese proyecto dudó si escribiría más novelas, porque pensaba que “ya había dicho todo lo que tenía que decir en el campo de la novela”. Los enamoramientos es su respuesta a esas dudas, cuatro años después de la publicación de la última entrega de Tu rostro mañana.

Años lentos
Fernando Aramburu
Años lentos
Fernando Aramburu
Años lentos
Fernando Aramburumaslibros.html