he leído…

marcianos

    Trabaja como ingeniero informático, realizando tareas de programador en un laboratorio de California, y a ratos escribe. Se llama Andy Weir y su historia representa el sueño de muchos escritores. Cuando terminó su primera novela, tuvo que publicársela él mismo en 2012. La tituló El marciano y fue una sorpresa inesperada. Al año siguiente, la Twentieth Century Fox ya había adquirido los derechos para llevarla al cine y unos meses después la editorial Crown Publishing hizo una edición de miles de ejemplares. Desde entonces la novela se ha vendido en veintiocho países y se ha convertido en un best seller.

¿A qué se debe su éxito? La historia que cuenta resulta interesante y conmovedora y además está bien contada. Es una historia de supervivencia: la narración clásica del náufrago solitario que tiene que adaptarse a un medio hostil hasta que vayan a rescatarle. El náufrago es el astronauta Mark Watney, que participa en la misión Ares 3 en Marte. Una fuerte tormenta de arena obliga a abandonar precipitadamente el planeta a toda la tripulación, que da por muerto a Mark, aunque en realidad está vivo y se queda allí solo y absolutamente aislado. La isla clásica de las novelas de náufragos es aquí el planeta rojo; y el océano es sustituido por el espacio. El marciano (Ediciones B) es el diario de ese náufrago en Marte durante 687 soles, con el contrapunto de los esfuerzos de muchas personas y varios países para rescatarlo. ¿Por qué lo han hecho?, se pregunta al final de la novela. “Porque los seres humanos tenemos el instinto básico de ayudarnos los unos a los otros. Podría no parecer así a veces – concluye de forma optimista-, pero eso es lo cierto” (pág. 407).

el detective sin nombre

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Nació sin nombre en El misterio de la cripta embrujada, hace treinta y seis años. Volvió a protagonizar El laberinto de las aceitunas, en 1982; y luego estuvo casi veinte años desaparecido, hasta que Eduardo Mendoza lo recuperó en La aventura del tocador de señoras, en 2001, y volvió a usarlo en El enredo de la bolsa y la vida, hace tres años. Ahora ha vuelto en una nueva novela, que es más disparatada que ninguna de las anteriores: El secreto de la modelo extraviada (Seix Barral).

He abierto este libro buscando una novela entretenida. El detective sin nombre trabaja aquí como empleado del restaurante chino y a partir de un suceso chusco recuerda un caso en el que participó hace tiempo, sobre la muerte de una modelo llamada Olga Baxter. La revisión del caso veinte años después es el asunto sobre el que se construye la trama de la novela. Como en las entregas anteriores, también aquí el enredo de las situaciones es la base de la historia, pero en este caso se estira hasta lo inverosímil. El  absurdo es el recurso a una comicidad que en esta novela se desinfla un poco. Es verdad que hay alguna ocurrencia ingeniosa y algún chiste salvable, pero el relato imita la narrativa del cómic y deriva hacia una farsa bastante estrafalaria.

publicado en Diario de Navarra 10/12/15

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html