he leído…

absolución

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Luis Landero

Título: Absolución

Editorial: Tusquets. 2012

Páginas: 318 páginas

Precio: 19 euros

Lino se cree un hombre dichoso. “¿Será posible que, al fin, hayas logrado ser feliz?”, se pregunta confiado al inicio de esta novela. Es un jueves primaveral. El domingo se va a casar con Clara, que es el amor de su vida, y mientras va paseando a celebrar una comida familiar, repasa algunos acontecimientos de su vida. Por su mente pasan los sueños de una adolescencia tediosa y las ilusiones que le forjó su familia con un lejano pariente, Don Gregory, un hombre que emigró a Australia y se hizo rico. Lino entonces era joven, tenía “la edad propicia de los sueños y los imposibles”. Pero todo aquello acabó en nada. “Tanto soñar, para llegar a ser, en definitiva, un patán” (pág. 70). Y así fue probando fortuna, de uno a otro oficio, incapaz de permanecer y estarse quieto, zarandeado por el azar y por su inclinación a la huida. Hasta que al fin, cuando cree haber encontrado la dicha, no se percata de que la desgracia le espera agazapada en la primera esquina.
     
    Personajes quijotescos
Luis Landero hilvana numerosas anécdotas sobre este protagonista de la novela. Y en torno a él aparece un compendio de personajes singulares, excéntricos y quijotescos. Lino se va cruzando en su vida con un granjero poco optimista de la condición humana, con un pragmático hostelero, con un sabio vagabundo. Su padre fue una de las víctimas del aceite de colza que envenenó a tantos en 1981. Trabajaba en el mantenimiento de los túneles del metro. Un día le llevó a él allí, y viendo almorzar al grupo de obreros y cómo reían en medio de la oscuridad, aquel día Lino descubrió “lo extraños y absurdos que son los caminos y atajos que van y vienen de la felicidad a la desdicha”.

Historias curiosas y personajes estrafalarios sirven para desarrollar reflexiones existenciales sobre el sentido de la vida humana. No es ésta una literatura efímera. Es una novela sólida, emotiva, divertida a ratos, y a ratos, amarga. Como la vida misma. Hay un fondo de melancolía en este libro, crepuscular a veces y a veces entusiasta. Absolución participa de esa mirada “cordial e irónica sobre el mundo, piadosa y distante”, que es propia de la literatura cervantina. El protagonista vive un mundo de ensoñaciones que no pocas veces se tornan inútiles. En su mente evoca palabras que van componiendo el diccionario de su vida: ironía, tedio, permanencia, cobardía, valor, dignidad, coraje, azar, contingencia… Componen el retablo contradictorio que sintetiza el asombro de vivir, el inestable rodar de la fortuna, la búsqueda obsesiva de un lugar en el mundo.

    La culpa
En esa mañana primaveral en la que un suceso azaroso cambia la dicha por el infortunio, Lino conocerá un nuevo sentimiento: el peso de la culpa. Y con el tiempo descubrirá el remedio a sus desdichas: contarlas. La fabulación tiene en la literatura de Landero una fuerza transformadora de la realidad. “Al final lo que perdura son las historias, y lo demás es pasto del olvido”, escribe en las páginas finales de esta novela. La fabulación y la melancolía eran el contenido esencial de su primera novela, Juegos de la edad tardía, en la que un anónimo Gregorio Olías se convertía en el poeta romántico y conspirador clandestino Augusto Faroni. Ese carácter redentor de la literatura sigue siendo tema clave también en esta novela. "La literatura  es una mentira acerca de la realidad", escribió entonces Luis Landero. Y como entonces, hoy también podría decir uno de los personajes de este libro: "Para  ser  feliz,  unas cuantas mentiras es un  precio barato".

el asombro de vivir

publicado en Diario de Navarra 6/12/12

Luis Landero


    Publicó su primera novela en 1989: Juegos de la edad tardía. Tenía 41 años. Era profesor de Literatura en un instituto. El libro fue rechazado por alguna editorial antes de que lo publicara Tusquets. Su éxito fue inmediato. Obtuvo el premio Nacional y el premio de la Crítica. Desde entonces ha publicado siete novelas, los artículos agrupados bajo el título ¿Cómo le corto el pelo, caballero? Y otro libro en el que recoge reflexiones personales sobre la literatura y la tarea de escribir: Entre líneas: el cuento o la vida.
    De las siete novelas que ha publicado en los más de veinte años que van desde la primera hasta la última, él no ha tenido inconveniente en citar las dos que menos le gustan:
Caballeros de fortuna y El mágico aprendiz. Y también, las que son sus favoritas: Juegos de la edad tardía y El guitarrista, aunque no se resiste a añadir Hoy, Júpiter.

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html