he leído…

intemperie

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Karl Ove Knausgaard

Título: La isla de la infancia

Editorial: Anagrama. 2015

Páginas: 498 páginas

Precio: 22,90 euros

el aprendizaje de la vida

    Un hombre está sentado y escribe. Es un día nublado del mes de septiembre. Hace frío y sopla un viento otoñal. Recuerda su infancia y se ve como un niño con la piel inusualmente roja. Ahora tiene cuarenta años, vive en Malmö y se pregunta qué le ha llevado hasta allí. Se imagina qué será de él después de unos años, cuando sea ya un anciano o, aún más, un cuerpo en el depósito de cadáveres. Se llama Karl Ove y escribe: “¿No es, en realidad increíble que un solo nombre contenga todo esto? ¿Qué contenga el feto en el vientre, el bebé en el cambiador, el cuarentón detrás del ordenador, el anciano en el sillón, el cadáver sobre la mesa?” (pág. 15).
     
   
Padres e hijos
El proyecto de este escritor noruego es un ejemplo de cómo puede convertirse la propia vida en literatura. Cuando cumplió cuarenta años se propuso evocar cómo había llegado a ser lo que era: qué decisiones, azares o destinos le habían llevado hasta allí. Durante días, meses, años, escribió cientos de páginas recordando su vida. Compuso seis libros y los tituló
Mi lucha. Tres de ellos se han traducido al castellano: La muerte del padre, Un hombre enamorado y éste último, que se titula La isla de la infancia. Todos ellos componen la autobiografía del autor, escrita en forma de novela. No siguen un orden cronológico. En el primero reconstruía la vida junto a su padre, un hombre atrapado por el alcohol. En el segundo hablaba de sus experiencias amorosas: sus matrimonios y sus hijos; en realidad, la otra cara de la historia, la de su vida como padre.

Cuando publicó estos dos primeros volúmenes, se produjo un cierto revuelo y más de un rechazo familiar a sus comentarios. Tal vez por eso, este tercer volumen es más contenido, más reflexivo, más intimista. En él retrocede al principio, a los primeros años. Aborda los días de su infancia. Karl Oven era apenas un niño de ocho meses cuando sus padres se trasladaron a la isla de Tromoya, en 1969. Allí vivió sus primeros descubrimientos: la familia, la escuela, la amistad, los juegos, los primeros amores, las primeras decepciones. Su padre era inflexible y autoritario, inclinado al alcoholismo; su madre era el refugio confortable ante cualquier temor. El ambiente familiar, las experiencias escolares y el mundo de la naturaleza con el mar y los bosques tupidos de la isla componen el paisaje en el que transcurren las peripecias de este libro.

    Sin nostalgia
Knausgaard evoca aquel tiempo sin nostalgia. Su escritura tiene una cierta intención de catarsis y una voluntad de encontrar sentido a lo que ocurrirá después.
La isla de la infancia puede calificarse como una novela de aprendizaje. Para quienes no hayan leído las entregas anteriores, este libro puede ser un buen inicio. En él no hay nada que pretenda ser excepcional. El reto consiste en encontrar sentido a lo cotidiano, en hacer literatura de la realidad. En ese empeño, el autor no es nada complaciente. Hay bastante desconcierto en la mirada de ese niño que llega a una isla para vivir su infancia y la abandona al acabar el séptimo curso, para iniciar en otra ciudad los estudios de bachillerato. Entre medio suceden esos pequeños episodios que cuenta el libro. Quizá no tengan más peso que “ese polvo que arremolina un coche al pasar, o esa pelusa que esparce una boca soplando un diente de león marchito” (pág. 497). Pero en eso consiste el tiempo que pasamos en “la isla de la infancia”: en el aprendizaje de la vida.

publicado en Diario de Navarra 25/6/15

Karl Ove Knausgaard


Nació en Noruega en 1968. Tenía treinta años cuando publicó su primera novela: Fuera del mundo, que obtuvo el premio de la Crítica en su país, otorgado por primera vez a la primera novela de un escritor. En 2009 apareció el primer tomo de su autobiografía literaria, que tiene como título general Mi lucha. En tres años ha editado los seis volúmenes de este proyecto, que contiene 3.500 páginas. En España se han traducido los tres primeros volúmenes: La muerte del padre, Un hombre enamorado y La isla de la infancia.

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html