he leído…

intimidades

Virginia Woolf fue la escritora que mejor supo indagar en el interior de los personajes. Buscó en los recovecos de su propia intimidad, escarbó en sus emociones, observó los altibajos de su dolor y de su tristeza y se rindió a la evidencia de que nunca acabaremos de conocernos en profundidad. “La verdad es que resulta muy difícil describir a un ser humano”, dejó escrito en “Me llamo Virginia Woolf. Atrápame si puedes”. Sobre ella se han publicado numerosas biografías. He leído la última: Virginia Woolf. La vida por escrito, de la profesora argentina Irene Chikiar Bauer (editorial Taurus).

Es un texto detallado, minucioso, exhaustivo. Reconstruye la vida de la escritora cronológicamente; la sitúa en el contexto histórico, en el ambiente social y en las corrientes artísticas en las que vivió; y no deja de lado información alguna sobre ella. Aquí está su árbol genealógico, su familia, sus años de formación como escritora, su infancia oculta y opresiva. Y a  partir de 1904, cuando Virginia Woolf tenía veintidós años, el libro dedica un capítulo para reconstruir cada uno de los años que ella vivió, de una forma rigurosamente documentada y muy bien escrito: cada cambio de casa, cada brote de enfermedad, cada una de sus amistades peligrosas, cada una de las palabras que salían de su pluma, cada altibajo de carácter, cada episodio de locura, cada una de las depresiones en las que cayó, hasta hundirse definitivamente el 28 de mayo de 1941 en el caudaloso río Ouse.

un amor posesivo

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Una literatura intimista es también la novela de Sara Mesa titulada Cicatriz, publicada en Anagrama. Sara Mesa, que ha publicado otras tres novelas y fue finalista del premio Herralde hace un par de años, indaga en este libro en los sentimientos de los personajes. Disecciona su mundo interior. Recrea su vida cotidiana. Y lo hace con una prosa escueta, cortante a veces, sugerente e inquietante.

Cuenta una moderna historia de amor, en la que interviene la distancia, la virtualidad, internet y el correo electrónico. Sonia y Knut se conocieron a través de un foro literario, viven en ciudades separadas setecientos kilómetros, se escriben correos durante años y él le manda algunos regalos que roba en los grandes almacenes. Sólo se han encontrado una vez, fugazmente, pero la novela cuenta todas las etapas del amor entre ellos, desde el encuentro primero hasta la obsesión y el desengaño final. Cuando después todo se enturbia, sólo queda entre ellos el recuerdo de lo vivido y el anhelo de aquellos tiempos primerizos. “Echar de menos un instante –se arrepiente Knut- es echar de menos a aquel que éramos antes”.

publicado en Diario de Navarra 30/4/15

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html