he leído…

Quédate este día y esta noche conmigo

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Belén Gopegui
Título: Quédate este día y esta noche conmigo
Editorial: Random House. 2017
Páginas: 186 páginas
Precio: 17,90 euros

   Una persona es analista de currículos en Google. Su trabajo consiste en leer solicitudes y decidir si las acepta o las rechaza. Ha analizado ya 4.232 demandas de trabajo. Un día recibe una que es excepcional. Entre otras particularidades, le llega impresa en hojas de papel y no como archivo digital; no contiene un curriculum estándar; ni se ajusta a las medidas exigidas; y no está firmada por una persona, sino por dos. Esa solicitud es el texto de esta novela, en la que los dos remitentes hablan de sí mismos y cuentan su historia en tercera persona, como si estuvieran hablando de otros. Se llaman Olga y Mateo. Ella tiene 62 años y es matemática; él, un ingeniero de 22. Son dos personas bien distintas. No sólo porque se llevan cuarenta años de diferencia, sino porque sus experiencias vitales son diversas. Y sin embargo, los dos coinciden en una cosa: tienen un futuro difícil.

   Libro sorprendente
Éste es un libro sorprendente. En algunas de sus páginas recuerda los diálogos que se han publicado en distintas épocas de la literatura. Belén Gopegui hace hablar a dos personas sobre las principales preocupaciones contemporáneas. Desde esta perspectiva, el lector no debe buscar el interés en la trama narrativa, sino en esa conversación en la que se analizan algunas polémicas de la actualidad. El elemento narrativo es el hilo que sirve para engarzar los diálogos entre esos dos personajes pertenecientes a dos generaciones distintas. Lo narrativo está al servicio de las ideas que se desea exponer en el libro. En él interesa sobre todo el contenido, que es uno de los rasgos esenciales de la literatura de Belén Gopegui, en la que siempre plantea un debate sobre temas que definen la fragilidad de nuestro tiempo.

Aquí Google es el motivo principal de ese debate. La historia de Mateo y Olga son un simple dato entre los millones que archiva por inercia cada semana. El cometido del libro es denunciar cómo el buscador va conquistando cada día “parcelas de la realidad de los demás como si le pertenecieran” (pág. 37). El acopio de información supone la ocupación del territorio de lo privado, que, sin embargo, es mucho más complejo de lo que Google puede imaginar. Por eso, en el último capítulo se lee este reproche: “el valor de los actos humanos, Google, no creas que se mide con visitas ni ateniéndose a la cantidad de información generada, o de dinero (…). El valor de los actos humanos no lo conoce nadie” (pág. 181).

   Un mundo gris
Pero en torno a este motivo sobre internet, la novela indaga en otros temas de la existencia humana, para poner de manifiesto que detrás de todo eso hay un mundo gris, un sentimiento cotidiano de desazón, “un cansancio trivial pero insistente”, un sentimiento precario de la vida humana. “¿Filtrarás entonces, Google, toda esa desesperación?”, pregunta en la página 38.

Esta novela trata un tema que es medular en la literatura de Belén Gopegui desde el principio de su escritura: la exploración de los límites que existen entre el individuo y la sociedad, entre lo privado y lo público. Gopegui indaga en las causas sociales de los problemas humanos. Plantea de qué manera la sociedad influye en el comportamiento humano: si hay que aceptar la madurez de que el mundo no está obligado a satisfacer nuestras frustraciones; o si, al final, las personas seremos como sea el mundo (pág. 53).

Decía antes que éste es un libro sorprendente. Es una novela que deambula por terrenos propios del ensayo. Es un diagnóstico de problemas claves de la sociedad actual. Es una indagación en temas existenciales. Es diálogo, novela y ensayo. Es lirismo, a veces. Incorpora numerosos aforismos. “En algún sitio he leído que un humano es una máquina biológica que convierte la energía en tristeza. Y yo pienso: o al revés” (pág. 106). El propio narrador resume en las páginas finales, con un microrrelato simbólico, el contenido de este libro: “entre las ramas de un árbol, una cámara graba el sueño del pájaro. Ésta es la historia de los días resplandecientes y del pájaro aterido, su plumaje azotado por la lluvia” (pág. 180).

una cámara nos graba

publicado en Diario de Navarra 16/11/17

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html