he leído…

Los mitos nórdicos y los animales de Walser

  Los mitos nórdicos son historias de un lugar frío con largas noches invernales, escribe Neil Gaiman. Este autor británico, que vive actualmente en Estados Unidos, es conocido sobre todo como guionista, como autor de la novela en la que se inspira la serie American Gods y como creador de los comics de Sandman. Una de sus pasiones, según él mismo confiesa, es la mitología nórdica; y sobre ella ha publicado en Destino un libro legendario: Mitos nórdicos.

Las historias que aquí se cuentan nacieron en Centroeuropa, en tierras germánicas, y desde allí se extendieron a Escandinavia, a Escocia y a todas las regiones dominadas por los vikingos. Forman una cultura de mitos antiguos y de religiones ancestrales que se han perdido mayoritariamente. Sólo se conservan algunos de esos relatos que se fueron transmitiendo en forma de cuentos populares y de leyendas. Este libro ofrece la oportunidad de sumergirse en ese universo habitado por el temible Thor, el contradictorio Loki y el peligroso Odín.

Al leer estos relatos que recrean mundos ancestrales, es sugerente imaginarse escuchar estas historias a la intemperie, como se oyeron por primera vez en las tierras escandinavas, bajo el resplandor de la aurora boreal.

Un zoológico

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

El escritor suizo Robert Walser fue un precedente de Kafka. Era un atento observador de la realidad: minucioso y detallista, se fijaba en los comportamientos humanos igual que un entomólogo estudia los insectos que colecciona. Sus biógrafos le definen como un hombre sencillo, que buscaba pasar desapercibido y que no conocía el odio. Todas sus obras están editadas en Siruela, donde pueden leerse sus libros más emblemáticos, como El paseo y Jacob von Gunten. Ahora esta misma editorial presenta reunidos por primera vez sus relatos que tratan de animales, bajo el título El pequeño zoológico.

Vale la pena acercarse a este peculiar bestiario, en el que los animales no están tratados como los prototipos de las fábulas antiguas. Sí que aparecen humanizados en algunos casos, pero no siguen un patrón uniforme. Estos textos representan un acercamiento curioso al mundo animal. Están protagonizados por animales domésticos, como el perro o el gato; exóticos como el elefante, el cisne o el león; imaginarios como el minotauro. La visión del autor es a veces lúdica; otras, desconcertada, poética y hasta fantástica; pero siempre su mirada es interrogativa y humilde. “Nosotros, los torpes humanos pegados a la tierra, encadenados por temores, no sabemos nada de la existencia alada”, escribe en la página 45, refiriéndose al mundo de los pájaros.

He leído este pequeño zoológico estos días en los que se conmemora el aniversario de la muerte de este disciplinado escritor suizo, que pasó los últimos años de su vida en un sanatorio. La mañana del 25 de diciembre salió a pasear por el bosque de Schochenberg. Poco después lo encontraron sobre la nieve, víctima de un ataque al corazón.

publicado en Diario de Navarra 11/1/18

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html