he leído…

Canadá

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Richard Ford
Título: Canadá
Editorial: Anagrama. 2013
Páginas: 510 páginas
Precio: 24,90 euros

“Primero contaré lo del atraco que cometieron nuestros padres. Y luego lo de los asesinatos, que vinieron después. El atraco es la parte más importante, ya que nos puso a mi hermana y a mí en las sendas que acabarían tomando nuestras vidas”. Así comienza esta novela de Richard Ford: revelando dos sucesos claves que van a marcar la vida del narrador, llamado Dell. Su historia es la de una familia compuesta por personas normales que toman decisiones equivocadas. Al final del libro Dell recuerda una frase que escribió su madre: “uno es bueno si puede hacer algo malo y decide no hacerlo” (pág. 501).
     
   
El atraco al banco
La novela está dividida en tres partes, aunque la última es muy breve, se sitúa en el presente y sirve como cierre de las dos anteriores. La historia se inicia en la década de los años sesenta, cuando el matrimonio formado por Bev y Neeva se asientan con sus dos hijos mellizos, Dell y Berner, en uno de los escenarios habituales de las novelas de Ford: en Great Falls, Montana. El padre ha sido piloto en la Segunda Guerra Mundial y, acabada la guerra, se dedica a buscarse la vida como vendedor de coches y como intermediario en la venta de carne de reses robadas. Hasta que un día decide atracar el banco de Dakota del Norte.

El desarraigo y la lucha por hacer realidad los propios sueños son los temas que trata esta primera parte. Tiene un tono épico. Los caracteres de los dos padres están muy bien trazados: él, despreocupado y fuerte, vive persiguiendo sus obsesiones; ella, débil, e incapaz de integrarse en el entorno, desea huir con los hijos a Tacoma, de donde procede, pero permanece enredada en vagas ensoñaciones de una vida mejor.

    Los asesinatos
La segunda parte del libro es una novela de formación. Cuenta las consecuencias que tienen en los hijos la actuación de sus padres. Encarcelados éstos, los dos hijos quedan solos. Dell es llevado a Canadá y vive allí con Remlinger, que regenta un hotel de cazadores. Es apenas un adolescente de dieciséis años, quiere empezar una nueva vida, pero el ambiente sórdido y los personajes que lo acompañan le hacen difícil el paso de la infancia a la madurez. Y es ahí donde se producen los asesinatos que anunciaba la novela al principio.

En la tercera parte encontramos a Dell a punto de jubilarse como profesor en un instituto. Hace un viaje fugaz a ese lugar donde pasó su juventud, para comprobar que ya nada es lo que era, aunque el viejo hotel de caza siga en funcionamiento. Luego visita también a su hermana enferma. Estas páginas tienen un tono de melancolía y están escritas con sentimientos contradictorios: esos que llevan a huir del pasado y al mismo tiempo a volver a él, para encontrar el sentido de lo vivido.

Canadá pone de manifiesto la débil frontera que existe entre la supervivencia y el derrumbe. Tiene el aliento épico de unos personajes que buscan con empeño recuperar la normalidad y “labrarse una vida mejor”. Es una lección sobre cómo sobreponerse a la pérdida. Una afirmación, llena de melancolía, de las segundas oportunidades.

Richard Ford


Nació en Misisipi en 1944. Estudió Derecho en Misuri. Cuenta que un día le robaron el coche, perdió con él los libros de estudio y decidió dejar la carrera y dedicarse a escribir. Publicó dos novelas, pero no tuvo ningún éxito. Entonces se dedicó al periodismo. Cuando se le acabó ese trabajo, publicó otra novela, El periodista deportivo, en 1986, y con ella llegó el reconocimiento. El día de la Independencia (con la que obtuvo el premio Pulitzer y el PEN/Faulkner) y Acción de Gracias confirmaron su carrera literaria. Las tres tienen un mismo protagonista, Frank Bascombe, que nació de una sugerencia de su mujer Kristina. Ella le propuso: “¿Por qué no escribes sobre un hombre feliz?”.

labrarse una vida mejor

publicado en Diario de Navarra 21/11/13

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html