he leído…

El legado de los espías

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: John le Carré
Título: El legado de los espías
Editorial: Planeta. 2018
Páginas: 364 páginas
Precio: 21,50 euros

espías tras el Muro de Berlín

  Tenía veinticinco años cuando se incorporó al Servicio de Inteligencia británico. Cuatro años más tarde pidió ser trasladado al MI6 y desde 1960 trabajó en la embajada británica en Bonn. Allí se inventó un espía algo barrigón, melancólico y escéptico, miope, que lleva siempre unas gafas de pasta negra. Lo bautizó como Smiley y le hizo protagonista de la primera novela que publicó: Llamada para el muerto, en 1961. La publicó con un seudónimo de resonancias francesas: John le Carré, que ha hecho olvidar el verdadero nombre del autor: David Cornwell. Dos años después, Smiley volvió a protagonizar la que algunos consideran la mejor novela de espías contemporánea: El espía que surgió del frío. El éxito de esta historia, convertida en best seller y luego en guion cinematográfico, le hizo a le Carré millonario, le permitió abandonar los servicios secretos y dedicarse desde entonces a escribir.

     Operación contra la Stasi
Con 86 años, John le Carré ha publicado ahora su novela número 24, titulada El legado de los espías, con la que regresa a los orígenes de su literatura para dar una nueva interpretación a los sucesos que contaba en El espía que surgió del frío. En esa novela el agente Alec Leamas fue enviado a Berlín con la misión de liquidar a un dirigente de la Stasi que era en realidad un agente doble, un topo de los servicios secretos británicos en Alemania Oriental. Para proteger a éste, Leamas fue sacrificado; y su joven amante, Elizabeth Gold, también.

El legado de los espías reabre aquel caso cincuenta años después. La historia se desencadena cuando dos hijos de Leamas y de Gold exigen que se aclare lo que ocurrió entonces, que se investigue en aquella denominada Operación Carambola y que se castigue a los culpables. El caso está siendo investigado en el Parlamento. El Servicio de Inteligencia teme un escándalo y por eso requiere que se presente con urgencia en el Cuartel General Peter Guillam, asistente personal y discípulo de George Smilley, que participó en aquella operación.

    Demasiado injusto
Tras la caída del Muro de Berlín, después de la Guerra Fría, le Carré ha escrito algunas novelas más periodísticas e incluso sobre temas actuales, como el islamismo en Una realidad delicada. Ahora ha regresado a sus escenarios emblemáticos y ha convocado en esta novela a sus personajes más característicos, que protagonizaron la edad de oro de su literatura de espías. Quien nos cuenta la historia es el propio Peter Guillam, que vive retirado en una finca familiar de Bretaña y recuerda que en aquella época “era demasiado joven, demasiado inocente, demasiado ingenuo, demasiado novato”.

La escritura de le Carré se hace aquí escueta y desnuda. El recurso más importante que emplea es el diálogo para reconstruir una historia que algunos habrían preferido que quedara en el olvido. Esa indagación en el pasado provoca continuos saltos temporales, suspense y la recuperación de un tiempo gris que enfrentaba a los países de la OTAN y del Pacto de Varsovia en una peligrosa Guerra Fría que acabó con el derrumbamiento del Muro de Berlín.

Le Carré vuelve a reflejar el lado sórdido de los servicios secretos, donde conviven la mentira, la manipulación y la deslealtad. En esos escenarios se mueven gentes que comercian con la información, mentirosos capaces de llevar a cabo “un tipo de operaciones en las que la muerte de personas inocentes se consideraba un resultado aceptable y tal vez necesario” (pág. 45). Smiley ya se lo advirtió al protagonista de esta historia cuando lo reclutaron para trabajar en los Servicios de Inteligencia: “es un trabajo importante, siempre que creas en los fines y no te preocupen demasiado los medios”.

publicado en Diario de Navarra 22/2/18

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html