he leído…

escritoras

    Entre las escritoras de novela policial ocupa un lugar destacado Berna González Harbour. Ha publicado tres novelas, en las que la protagonista es una mujer, comisaria del Cuerpo Nacional de Policía. Se llama María Ruiz, apareció por primera vez en 2012 en el libro titulado Verano en rojo, centrado en la pederastia. Dos años después, en Margen de error, se encargó de resolver el caso de un hombre aparecido muerto en el Retiro de Madrid, que parecía ser un suicidio y derivó en una compleja trama de corrupción. Y ahora, en Las lágrimas de Claire Jones (editorial Destino), la autora ha llevado a la comisaria a su ciudad natal, Santander, para investigar la muerte de una mujer.

La sociedad adinerada de La Magdalena se mezcla en esta novela con un grupo de personajes diversos, en el que aparecen policías repulsivos, mujeres maltratadas, hombres corruptos y el cadáver putrefacto de una adolescente asesinada hace tiempo. En su investigación, la protagonista tiene que enfrentarse a lo más abyecto de la sociedad. Al final resuelve el caso y hasta encuentra alguna alegría en su vida personal, pero, en un momento de debilidad, la comisaria de policía María Ruiz reflexiona con desánimo sobre su difícil labor y piensa que “tenía que haber algún trabajo en el que no se vieran niñas en estado de descomposición” (pág. 257).

Érase una vez

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

La protagonista de la última novela del escritor británico Graham Swift, titulada El Domingo de las Madres (Anagrama), confiesa en un momento del libro que ella “nunca tuvo demasiado tiempo para las novelas policíacas”. Y lo justifica afirmando que “la vida era ya un acertijo en sí misma” (pág. 98).

El Domingo de las Madres es una novela corta, concisa, intensa, que comienza como un cuento infantil: “érase una vez”. Narra la historia de una mujer, Jane, una pobre criada huérfana, que acabará siendo una escritora de éxito. La historia transcurre en la Inglaterra de los años veinte. El domingo de las madres era entonces el día que las criadas tenían libre para visitar a sus familias. Ese día Jane lo dedica a tener el último encuentro con su amante, un rico heredero vecino de sus amos.

Pasados los años, Jane recuerda ese día como el detonante de un cambio en su vida. En la biblioteca descubrió a Stevenson, a Kipling, a Conrad; y la lectura la llevará al convencimiento de que “la vida misma podía ser una aventura”. Desde entonces se decidió a ponerla por escrito: “comenzaré la historia de mis aventuras”, dice. Y así se hizo escritora. Esta novela es eso: la historia de una niña huérfana redimida por los libros, que evoca su vida como si fuera la historia de una Cenicienta moderna.

publicado en Diario de Navarra 2/11/17

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html

La tragicomedia

La escritora francesa Yasmina Reza describe en su novela Babilonia (Anagrama) cuánta melancolía puede esconder la vida aparentemente plácida de unos personajes normales. El libro tiene algún elemento de novela policíaca, pero no es ese su significado principal. La protagonista, Elisabeth, que trabaja como ingeniera en el Instituto Pasteur, ha cumplido sesenta años y por tal motivo organiza una fiesta de primavera. Los invitados son sus amigos y vecinos, entre los que están el matrimonio Jean-Lino y su esposa Lydie. Después de la fiesta, él les confiesa que acaba de estrangular a su mujer.

Esa confesión es el comienzo de una investigación policial en la que la tragedia se une al disparate. La novela se convierte en una tragicomedia, con suspense, diálogos hilarantes y una indagación acerca de las extrañas motivaciones que puede tener el comportamiento humano.