he leído…

enfrentados a un futuro incierto

    Najat El Hachmi es una escritora nacida en Marruecos en 1979, que se trasladó a vivir a la ciudad catalana de Vic cuando tenía ocho años. Ha publicado tres novelas; en la última, titulada La hija extranjera (editorial Destino), regresa a sus orígenes más personales. Cuenta la historia de una chica como ella, nacida en África y criada en Cataluña, que al poco tiempo de dejar la adolescencia, al terminar el bachillerato, tiene que plantearse qué hacer a partir de entonces: si seguir en el mundo de la inmigración y aceptar un matrimonio convenido con uno de sus primos o marcharse a otra ciudad y labrarse su propio futuro.

La hija extranjera es una novela de iniciación; cuenta la formación de una joven en un mundo lleno de contradicciones y describe modos de vida en los países africanos. Ella misma nos relata su historia: vive con su madre en un país ajeno, se educa entre dos culturas y se debate en conflictos internos que la inclinan hacia una u otra actuación. Es ésta una novela intensa, emotiva, que plantea los dilemas a los que se enfrentan los inmigrantes en un mundo ajeno. Está escrita con sinceridad, sin aspavientos, sin melodramas, con valentía. Trata de responder a una cuestión que afecta a todas las personas cuando en algún momento han de hacerse dueños de su propia vida: “si cruzamos el puente, ¿qué nos espera al otro lado?” (pág. 201).

la libertad personal

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

   Ian McEwan es uno de los escritores más importantes de la narrativa inglesa entre la generación que se dio a conocer en la década de los años ochenta. Publicaron sus primeras novelas en aquellos años Julian Barnes, Martin Amis y el mismo Ian McEwan, que escribió entonces la colección de relatos titulada Primer amor, últimos ritos. Todos tuvieron unos inicios rompedores, guiados por una voluntad transgresora. Ahora han cumplido ya los sesenta años y su actitud es menos provocativa.

He leído la última novela de Ian McEwan, que se titula La ley del menor (Anagrama). En torno a un personaje principal (la juez de familia Fiona Maye), esta novela trenza dos historias diferentes. Una es personal: Fiona, una funcionaria eficaz, que ha dedicado toda su vida al trabajo y está casada con un profesor de historia, con quien forma un matrimonio solitario, sin hijos y rutinario, recibe la noticia de que él va a dejarla para tener una aventura con una mujer más joven. En la segunda historia ella tiene que intervenir en el caso de un joven menor de edad, enfermo de leucemia, que necesita una transfusión de sangre para seguir vivo, a la que se oponen sus padres por motivos religiosos, por ser Testigos de Jehová. Las dos historias transcurren de forma paralela. La primera investiga en las relaciones de pareja; la segunda plantea un dilema moral: hasta qué punto las convicciones religiosas pueden poner en peligro la vida.

Ian McEwan asume en esta novela el papel de conciencia moral sobre algunas de las cuestiones que se dirimen en la sociedad contemporánea: escribe sobre el final del amor en la pareja, sobre el futuro de los niños, sobre los conflictos legales en un escenario multicultural, sobre la forma de hacer compatible la libertad personal con la aplicación de la ley en defensa de las personas.

publicado en Diario de Navarra 4/2/16

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html