he leído…

emociones que nos transmiten el arte y la lectura

   “Si el mundo fuera un lugar más acogedor, tal vez nos impresionaran menos y no necesitáramos tanto las obras de arte bellas”, escriben Alain de Botton y John Armstrong en El arte como terapia, editado en Phaidon. Los autores se preguntan en este libro para qué sirve el arte; y responden desde el principio que el arte nos acerca al sentido de la vida. Destacan el valor que tiene para conmovernos, para recoger experiencias que fueron efímeras y están convertidas en intemporales.

Es un libro ilustrado, que reproduce 141 obras con las que los autores ejemplifican sus ideas, a través de cuadros, esculturas, fotografías y edificios de todas las épocas. En ellas observan de qué manera el arte nos ayuda a entendernos a nosotros mismos y a comunicar a los demás quiénes somos. Nos aporta el reconocimiento de lo que nos rodea. Amplía nuestras experiencias y nos facilita el conocimiento de nuevas culturas. Nos sensibiliza y nos libera de la indiferencia hacia lo que consideramos ajeno.

En diferentes capítulos exponen cómo las obras artísticas nos ayudan a admirar la naturaleza, a percibir experiencias amorosas, a entender las relaciones sociales en distintas épocas y a compartir la idea de que también el arte puede ser un motor para cambiar el mundo. Por eso el libro se titula de esta manera: El arte como terapia. He subrayado esta idea que expone en uno de sus capítulos: “vivimos así: aferrados a las tablas de un naufragio, buscando desesperadamente la seguridad en una roca” (pág. 114). Ése es nuestro destino, escriben: salvarnos del naufragio; y para ello el arte es una de las rocas a las que agarrarnos.

El placer de leer

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

   Durante cuarenta años, Miguel Díez ha sido profesor de Lengua y Literatura. En sus clases se preocupó por incentivar la lectura y dar a conocer a los estudiantes las grandes obras de la literatura universal. Fruto de esa experiencia es este libro: Cómo enseñar a leer en clase (editado en Reino de Cordelia), que va dirigido expresamente a profesores, pero que es una lectura útil para cualquiera, porque el libro es fundamentalmente una selección de los mejores textos de la literatura, que sirven para incentivar el gusto y la afición a leer.

Miguel Díez expone que la buena lectura es el medio esencial para dominar la propia lengua, para abrir la mente, para que los jóvenes “aprendan sobre la vida, conozcan, confronten y piensen”. Frente al reduccionismo imperante y las terapias de lo fácil, cita a Wittgenstein, quien afirmaba que “los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo”. Escribe que los educadores tienen el deber de ampliar el mundo de los alumnos; y la lectura es uno de los medios más eficaces para ese propósito.

En este libro reúne aquellos textos que a él le sirvieron para incentivar la lectura, desde letras de canciones, con sus correspondientes enlaces a youtube, hasta una amplia colección de los mejores poemas de la lírica española, gallega, hispanoamericana y de otras lenguas. Miguel Díez, que es un experto en el cuento y ha publicado numerosas antologías de relatos, reúne aquí una selección de apólogos, cuentos populares, microrrelatos y otras narraciones de la literatura universal. El conjunto es un libro útil, que transmite el placer de la lectura y que hace realidad aquella idea que escribió Borges: “no se puede enseñar literatura, sólo cabe contagiar el entusiasmo que despiertan algunos autores”.

publicado en Diario de Navarra 16/11/17

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html