he leído…

ejercicios de supervivencia

Jorge Semprún tenía veinte años cuando fue llevado al campo de concentración de Buchenwald en 1943. Nacido en Madrid, su familia se había exiliado en París al finalizar la guerra civil española; y al estallar la guerra mundial, participó en la resistencia durante la ocupación francesa por las tropas alemanas. Por eso le detuvo la Gestapo en 1943. Tuvieron que transcurrir casi 87 años para que decidiera recordar en 2010 aquellos episodios dramáticos. Se puso a escribir entonces el libro de memorias que tituló Ejercicios de supervivencia.

Es este un libro inacabado, en el que evoca escuetamente las torturas previas al campo de concentración, cuenta algunos recuerdos de su vida en Buchenwald y recuerda alguna anécdota de los años de clandestinidad durante el franquismo. De esta obra de memorias Semprún llegó a escribir unos cien folios, que se han publicado en Tusquets. Su muerte al año siguiente dejó interrumpido el proyecto, y el libro se publica ahora de forma póstuma.

vida de poeta

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Martín Caparrós cuenta en su última novela, titulada Echeverría y publicada en Anagrama, la historia del poeta argentino Esteban Echeverría. Su padre había viajado desde algún punto de Vizcaya hasta Buenos Aires, a finales del siglo XVIII para convertirse en artífice de su propio destino en unos tiempos difíciles. Él, Esteban Antonio Echeverría, siguió su camino y quiso empezar su vida haciendo el viaje en sentido contrario: de Argentina se trasladó a Europa, para estudiar en París. Luego regresaría a Buenos Aires con un objetivo: participar en construir el futuro de la nación. Miembro destacado de la Asociación de la Joven Argentina, se pregunta en aquellos años iniciales del siglo XIX: “¿De qué nos quejamos? ¿De no ser suficientemente europeos? ¿De que Buenos Aires no es París? No es, no lo va a ser. Tenemos que adaptarnos a lo que tenemos, no llorar por lo que no tendremos nunca” (pág. 252).

Echeverría se enfrentó a la dictadura y sufrió el exilio, enfermó de tuberculosis y escribió versos. Caparrós cuenta su vida con una prosa muy personal, rítmica y cuajada de aforismos en cada página. Su biografía se entrelaza con la historia del país en un tiempo en el que se estaba construyendo como nación. Y ese relato conjunto de una vida individual y una historia colectiva es uno de los aspectos claves de este libro. En esas circunstancias, Echeverría se plantea este objetivo: “educar a todos” (pág. 301). Su oposición a la tiranía le llevaría al exilio en Montevideo y a sufrir unos años de pobreza, de traiciones y de olvido. De ese tiempo he destacado esta idea de sus obras: “escribir es fundar un país, cualquiera que sea”. Y el origen de ese país, escribe, no son “los bárbaros que lo poblaron hace tiempo sino los barcos que llegaron hasta él, los libros, las ideas”.

publicado en Diario de Navarra 28/4/16

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html