he leído…

las hijas del capitán

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autora: María Dueñas
Título: Las hijas del capitán
Editorial: Planeta. 2018
Páginas: 624 páginas
Precio: 21,90 euros

    Emilio Arenas vivió a salto de mata, trabajando como estibador en el puerto de Marsella, como vendedor callejero en Manila, como pinche de cocina en un carguero holandés. Había nacido en Málaga, pero su vida le llevó a rodar de un sitio a otro, hasta que finalmente recaló en la ciudad de Nueva York, en la década de los años treinta, en el inicio de la Gran Depresión. Se ganó la vida como pudo. Abrió una casa de comida española en Manhattan. La llamó El Capitán, que sería el apodo con el que le iban a conocer a partir de entonces en el barrio a aquel emigrante de origen español. 

Tres mujeres
Su iniciativa iba a durar poco tiempo, porque un baúl desprendido de una red en el muelle le iba a partir la crisma, dejando huérfanas a sus tres hijas veinteañeras. “Casi todos los momentos suelen ser bastante poco convenientes para morir, pero cuando uno lo hacía a los cincuenta y dos años, separado de su tierra por un océano y dejando atrás a una familia desarraigada, un mediocre negocio recién abierto y unas cuantas deudas por pagar, la situación se tornaba más gris todavía” (pág. 13).

Este es el planteamiento con el que se inicia la nueva novela de María Dueñas. Cuando las tres jóvenes se preguntan qué hacer en esa situación, deciden reabrir los fogones de la vieja taberna. Ellas son Las hijas del Capitán que anuncia el título del libro, editado en Planeta. En esta novela María Dueñas rinde homenaje a los inmigrantes que se forjaron la vida en la ciudad de los rascacielos. Recrea un mundo variopinto, en el que conviven estibadores, fogoneros, boxeadores, obreros industriales, jugadores de casas de apuestas clandestinas, demandantes judiciales, herederos de fortunas que no son lo que aparentan y chantajistas sin escrúpulos.

    La colonia española
Algún personaje histórico aparece citado en ese ambiente, mezclado en alguna escena con los protagonistas de la ficción; como el primogénito del rey Alfonso XIII, el hemofílico Alfonso de Borbón y Battenberg, que se casó con la cubana Edelmira Sampedro y renunció a ser heredero del trono; o el director de orquesta catalán Xavier Cugat. Con ellos se cruzan las tres mujeres en las que se centran las peripecias de esta novela. Pero el espacio habitual en el que ellas se mueven no es el de la sociedad acomodada de Nueva York, sino el entorno de la Calle Catorce, al sur de Chelsea, que fue el epicentro de la colonia española en esos años, al oeste de Manhattan. Su historia es una más de las que vivieron los 30.000 españoles que se calcula viajaron entonces a esa ciudad en busca de mejor fortuna. Su intención era regresar a su país después de un tiempo; pero la Guerra Civil y los enredos de la vida los mantuvieron en aquellas tierras. Ese es el destino de las hijas del Capitán, llamadas Victoria, Mona y Luz. Vivieron empeños arriesgados, sufrieron coacciones, conocieron la venganza y el azar de la fortuna, pero esa experiencia, se dice al final del libro, “las había ayudado a valerse por sí mismas. Las había enseñado a sobrevivir” (pág. 616).

inmigrantes españoles en Nueva York

publicado en Diario de Navarra 17/5/18

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html