he leído…

diarios y recuerdos de escritores

    Una buena manera de acercarse a la literatura del escritor guatemalteco Eduardo Halfon es a través de la lectura de la novela Duelo. Está editada en Libros del Asteroide, donde pueden encontrarse también la novela corta Monasterio y la colección de relatos Signor Hoffman, que están relacionados temáticamente con ella.

En Duelo la historia surge a partir de la muerte de un familiar, el niño Salomón, ahogado cuando tenía cinco años en el lago Amatitlán. En ese suceso, contado como hilo fundamental de la historia, el autor va engarzando recuerdos de su propia vida y de su familia. Uno de los abuelos era polaco, judío. Estuvo varios años en campos de concentración; pasó por Auschwitz y acabó en Heinkel. Cuando salió tenía veinticinco años y ya había perdido todos sus dientes.

Duelo es un relato de estilo sencillo, construido mediante secuencias cortas, con una estructura de puzzle narrativo. En él Eduardo Halfon recupera algunos momentos de su propia vida y de su familia. Está escrito con sensibilidad, sin sentimentalismos y sin crispación. Confiesa: “Siempre me ha espantado más la desidia del hombre contra el horror que el horror mismo” (pág. 40). Halfon concibe aquí la literatura como búsqueda, como una manera de reconocerse mediante la indagación en el pasado personal.

El hombre que escribe

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

   Un día en la vida se titula el tercer volumen de Los diarios de Emilio Renzi, publicados por Ricardo Piglia en Anagrama. Con esta tercera entrega se cierra el ciclo que inició con Años de formación, continuó con Los años felices y lo completa ahora con la publicación de Un día en la vida, libro aparecido póstumamente, después de que el autor falleciera hace unos meses.

Las páginas de este tercer volumen del diario se inician en 1976 y finalizan el 14 de septiembre de 1982. Son siete años en los que el autor hizo apuntes de su vida cotidiana, pero también de la situación política en Argentina, de su trabajo como profesor, de sus lecturas y de la escritura de sus libros. En todo momento muestra el esfuerzo de pulir el lenguaje en sus textos: “Releo y reescribo –anota en uno de los apuntes-. Cada frase me lleva una eternidad” (pág. 49).

El libro se completa con la novela corta que da título al libro, en la que indaga también en la forma de escribir; y se cierra con un conjunto de notas, reflexiones y apuntes escritos durante los últimos años. La enfermedad y la muerte son motivos recurrentes en estas páginas finales del libro. En una de las últimas anotaciones leemos: “he empezado a declinar inesperadamente” (pág. 293).

Ricardo Piglia murió el 6 de enero de 2017.

publicado en Diario de Navarra 5/61017

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html

   Durante seis años el escritor noruego Karl Ove Knausgard ha estado escribiendo más de 3.000 páginas, recordando episodios de su vida. Las ha publicado en seis volúmenes, bajo el título general de Mi lucha. Ya se han publicado en España cinco de ellos, todos en Anagrama. El último lleva como título Tiene que llover. La recreación minuciosa de cada detalle de su vida es la marca de la literatura de este escritor. Aquí empieza evocando cuando tenía diecinueve años, ya quería ser escritor y se apuntó a una Academia de Escritura; pero todos sus intentos de escribir poesía o de construir novelas acabaron en el fracaso. Quién le iba a decir que años más tarde alcanzaría el éxito contando precisamente esas frustraciones… Y todos los rechazos que recibió de las editoriales. Y sus muchas borracheras. Y la mala relación que mantuvo con su padre. Y las infidelidades que cometió con sus parejas. Ésas son las historias que cuenta en este quinto libro, escritas con la intención de convertir en literatura la propia vida, a través del lenguaje y de una espléndida construcción narrativa de las vivencias personales. “Lo único que ha permanecido de todos esos miles de días –resume él mismo en estas páginas– son unos cuantos sucesos y un montón de estados de ánimo”.

Mi lucha