he leído…

del humor al Páramo

Algunas teorías afirman que en tiempos de crisis tienen éxito dos tipos de literatura: la que describe mundos de horror a través de thriller, historias criminales o relatos de terror, y la literatura cómica. La primera, porque una vez concluida la lectura, tranquiliza salir de ese laberinto de horrores; y la segunda, porque supone un desahogo ante las situaciones difíciles de la vida. No es frecuente la literatura de humor y sólo algunos autores logran éxito en ese cometido. Entre ellos hay que colocar en lugar preferente al escritor alemán David Safier. Publicó su primera novela en 2009. La tituló Maldito karma y consiguió vender millones de ejemplares. Desde entonces ha publicado una novela cada año. Así han ido apareciendo en las librerías Jesús me quiere, Yo, mi, me… contigo, Una familia feliz y ¡Muuu!

Ahora ha vuelto a los inicios con una novela que recuerda desde el título a la primera, y en la que recupera algunos de sus personajes. ¿Cómo se titula? Más maldito karma (Seix Barral). La historia es descabellada, claro. Los protagonistas son dos actores: Daysi, que lleva una existencia caótica, y la estrella de Hollywood, Marc Barton. Ambos mueren en un accidente de tráfico. No han acumulado más que mal karma en vida, así que han de reencarnarse en hormigas. Y ahí empiezan sus peripecias. Sobrellevan como pueden sus tareas de hormigas soldado, se empeñan en impedir la relación entre la joven viuda de Marc y el mejor amigo de Daysi y se sorprenden de los sentimientos que surgen entre ellos. ¡Ay, el amor…! Pero la historia no es lo más importante en esta novela, sino el ingenio de los diálogos y la comicidad de las situaciones. Al final, como en las fábulas, se deduce una enseñanza amable: “en todas las personas hay algo grande, aunque la mayoría no llega a descubrirlo nunca” (pág. 254).

el Reino de Celama

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

El Reino de Celama es uno de los proyectos literarios más importantes de la novela española contemporánea. Lo inició Luis Mateo Díez en 1996 con El espíritu del Páramo; lo continuó tres años más tarde con La ruina del cielo; y lo terminó en 2002 con la novela El oscurecer. El territorio mítico de Celama está a la altura de Yoknapatawpha de Faulkner, la Región de Benet, el Macondo de Cien años de soledad de García Márquez o el mundo inquietante de Comala en Pedro Páramo, de Juan Rulfo.

He vuelto a ese Territorio gracias a la edición que acaba de publicarse en Cátedra, con un excelente prólogo de Asunción Castro. La incorporación del libro a una colección de obras clásicas hace justicia al autor, que es uno de los escritores imprescindibles de la literatura actual. Y la edición conjunta bajo el mismo título de las tres novelas que componen El reino de Celama es un acierto evidente. Después de la lectura divertida e intrascendente del karma de Safier, he abierto este libro sólido e intenso, y me he dejado llevar por la fuerza imaginativa de una novela en la que se mezclan innumerables historias, que combinan la desolación y la hilaridad con sueños, mitos, fábulas y cuentos inquietantes.

publicado en Diario de Navarra 26/11/15

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html