he leído…

tiempo de inocencia

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autora: Carme Riera
Título: Tiempo de inocencia
Editorial: Alfaguara. 2013
Páginas: 256
Precio: 19 euros

memorias de la infancia

    En las primeras páginas de este libro Carme Riera escribe sobre el porqué de la literatura: “inventamos la literatura para escribir sobre cuanto hemos perdido”. Y en este libro ella escribe sobre lo primero que pierde el ser humano: la infancia, el tiempo de la inocencia. Recuerda en el prólogo a Gil de Biedma, quien afirmaba que hasta los doce años vivimos los sucesos más importantes de nuestra vida. Carme Riera evoca aquí esos primeros años de su existencia, acortándolos incluso hasta los diez primeros, antes de que pasara de forma brusca de la infancia a la pubertad.
     
   
Sin nostalgia
No cuenta la historia de esos años de una manera continua, construyendo un relato en el que desarrolle una trama novelesca o algún conflicto narrativo. El libro está compuesto por setenta textos cortos, independientes, de apenas tres o cuatro páginas, en los que evoca algún recuerdo del pasado. En general, cada texto tiene relación con el que le precede, mediante asociaciones de temas: un olor, una imagen, una situación o una palabra le llevan a reflexionar sobre un tema, describir un personaje o ambientar una escena. Esa estructura fragmentaria hace que el número de textos podría ampliarse o reducirse según el capricho de la memoria. En ellos habla de personas, familiares y amigos, de costumbres, de tradiciones, de sentimientos: miedos infantiles, dudas, tristezas, gozos e incertidumbres.

El libro evita la nostalgia, ese sentimiento de dolor que nos causa regresar al pasado. Asume desde el principio que “un rasgo consustancial a cualquier paraíso es su pérdida”. En la pérdida se fundamentan nuestras vidas, y lo primero que perdemos es la infancia.

Tampoco se recrea en la autocomplacencia. La autora no tiene ningún pudor en describirse como “una niña tímida, temerosa, asustadiza y feúcha”. Y esa descripción provoca alguna de las escenas del libro, en donde evoca miedos nocturnos, imaginaciones y temores. “Esta niña es clavadita a su papá” es la frase que más veces escuchó de niña. “Y tanto llegaron a insistir todos –recuerda- que yo tenía miedo de despertarme cualquier día con el bigote que lucía mi padre” (pág. 24).

    Estampas de una época
Además de biografía, en Tiempo de inocencia hay también una evocación de ambientes: geográficos y sociales. En el libro se recrea la Mallorca rural de los años cincuenta, antes de que llegara el turismo a la isla. Algunas descripciones de los campos de olivos, la costa limpia de edificios y las playas desiertas están entre las páginas más atractivas de esta obra. Evocan un tiempo de elegía campestre y de recuperación de rasgos etnográficos que han sido absorbidos por la urbanización vertiginosa de los últimos años.

Carme Riera cuenta cómo nació en una familia perteneciente a la burguesía acomodada de la isla. Su bisabuelo fue el capitán general de Cuba, Valeriano Weyler; su abuelo, un prestigioso ginecólogo de Mallorca; sus padres fueron de los pocos que pudieron permitirse, acabada la guerra, estudiar en la universidad de Barcelona, donde se conocieron. La descripción de la vida, las costumbres y los usos familiares sirven para trazar un cuadro social de la época. Y de esa forma, el libro recoge impresiones personales que son al mismo tiempo estampas de un momento histórico y de una biografía personal. Ni lo uno ni lo otro volverán ya; y este libro es un intento de salvarlos del olvido. Así lo justifica la propia autora: “Cuando nos quedan menos años por vivir que los vividos, solemos iniciar un cierto regreso hacia aquellos días, cada vez más lejanos pero también más presentes. Recuperar el pasado es un truco, uno de tantos que los humanos usamos para aferrarnos a la vida” (pág. 255).

publicado en Diario de Navarra 23/5/13

Carme Riera


Nació en Barcelona en 1948 y vivió la infancia y adolescencia en Mallorca. Es catedrática de Literatura Española en la Universidad Autónoma de Barcelona. El primer libro que publicó fue una colección de cuentos: Te dejo, amor, el mar como prenda, en 1975. En 1995 obtuvo el Premio Nacional por su novela En el último azul. Otras de sus obras destacadas son Por el cielo y más allá, La mitad del alma, El verano del inglés, la sátira Con ojos americanos y la novela policíaca Naturaleza casi muerta. Desde abril de 2012 ocupa el sillón “n” de la Real Academia de la Lengua.

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html