he leído…

mentirosos y pícaros

    Felipe Benítez Reyes obtuvo el premio Nadal en 2007. Desde entonces no ha publicado ninguna novela, hasta la edición ahora de El azar y viceversa, en Destino. En ella sigue las pautas de la novela picaresca clásica: Antonio, Antoñito de pequeño, el Rányer cuando era joven y Toni en su edad adulta, cuenta su biografía desde que quedó huérfano de padre y se vio obligado a buscarse la vida para salir adelante en un montón de oficios, trabajando en negocios de poca monta. “Todos llevamos una triple vida, sustentada en tres pilares –reflexiona al principio-: lo que creemos ser, lo que quisiéramos ser y lo que en verdad somos” (pág. 13).

Su historia transcurre en época contemporánea y el relato es una mezcla de costumbrismo, anécdotas variadas, reflexiones sensatas, humor, crudeza y un punto de ternura. Me ha resultado entretenida y amena la lectura de esta obra, en la que una persona repasa su vida con desparpajo, con una actitud comprensiva hacia la fragilidad humana y con una paciente resignación al final hacia la enfermedad inevitable. “La existencia es un prodigio vulnerable –escribe en las páginas finales-: lo mismo la desbarata un virus que una pesadumbre, lo mismo una guerra nuclear que el caerte rodando por una escalera”.

el cielo de los mentirosos

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Un toque picaresco tuvo la biografía de Pompeyo Gener, apodado “Peius”, cuya vida ha novelado Juan Miñana en el libro titulado El cielo de los mentirosos (Malpaso). Hombre ingenioso y estrambótico, vivió las décadas del cambio de siglo, a finales del XIX y principios del XX, entre Barcelona y París. Participó en la bohemia extravagante y decadente de aquellos años. Fue periodista, se dedicó a la escritura y compuso algún relato, alguna pieza teatral, algún texto erudito, algún ensayo, en el que desarrolló la tesis de la raza catalana, sobre la que asentó su nacionalismo antropológico.

Juan Miñana lo describe al final de su vida, enfermo, ingresado en la Quinta de Salud La Alianza, empeñado en redactar sus memorias con la ayuda del poeta Xavier Viura. Ese proyecto es este libro, que refleja la vida bohemia de la Barcelona de principios del siglo pasado, en la que aparecen personajes históricos, como Santiago Rusiñol, Sarah Bernhardt o Ramón Casas. Y al mismo tiempo sabe captar el ambiente anecdótico y algo disparatado, sobre el que Pompeu Gener se construyó a sí mismo como un personaje hecho de fantasía, sucesos curiosos e invención. El resultado es un relato que discurre entre las sombras de la comedia, la sensatez y el decadentismo.

publicado en Diario de Navarra 9/06/16

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html