he leído…

artistas y asesinos

    Caballero Bonald ha convocado en su último libro a más de cien personas con las que se cruzó en algún momento de su vida. Son escritores, como Neruda, Marsé, Cela, Julio Cortázar, Miguel Delibes o Mario Vargas Llosa; músicos y cantantes, como Paco de Lucía o Pepa Flores; pintores y escultores, como Tàpies, Oteiza o Joan Miró.

De cada uno de ellos traza una semblanza peculiar, un retrato perfilado en el que se mezclan rasgos físicos, apreciaciones psicológicas y valoraciones personales. El resultado es la evocación de algunos nombres claves que han protagonizado la cultura del último siglo en el ámbito hispánico. El título, Examen de ingenios (Seix Barral) apunta en esa dirección.

Y este me parece el aspecto más destacado de este libro. Caballero Bonald repasa, desde su propia experiencia con las personas, lo que ha dado de sí el arte, la intelectualidad y la literatura en las décadas que él ha vivido intensamente como escritor. Lo hace con una voz irónica y sin condescendencias con los personajes que describe. Con la prosa cuidada que caracteriza su estilo. Convocando recuerdos personales y memoria colectiva sin sentimentalismo alguno. Y sin melancolía.

Sus juicios de valor son claros y explícitos en estas páginas. Subjetivos a veces, como en toda obra literaria. Alaba los comportamientos que considera excelentes y denigra las actitudes mezquinas. Escribe casi al final que la inteligencia y la sensibilidad fusionadas “suelen producir afectos altamente edificantes” (pág. 383). Y en este libro he encontrado destellos notables de ambas.

Relatos criminales

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

   Jaume Cabré, el autor de la sorprendente novela titulada Yo confieso, acaba de publicar una colección de relatos bajo el título común Cuando llega la penumbra (Destino). Cada uno de ellos cuenta una historia diferente, pero hay un sustrato común en todos. Son trece historias criminales, que comparten algunos motivos, temas y hasta personajes en algunos casos. Todos indagan en los ángulos oscuros del ser humano y todos están construidos siguiendo la mejor tradición del cuento literario: aquella que concibe el relato como una narración concentrada, intensa y sugerente.

El libro se inicia con la historia de un niño cuya infancia transcurre en un sórdido internado. Cuando sale de allí ya ha aprendido el lenguaje del odio. Ese arranque del libro define el tipo de personajes que van a protagonizar el resto de las narraciones: gentes sin escrúpulos que llevan a cabo sus crímenes como profesionales (en los relatos titulados “A sueldo”, “Buttibatta”, “Pandora”, “Punto de fuga”, “Paraíso”). Sólo el anciano del último cuento (“Ebro”) siente pesar por un acto cobarde que protagonizó durante la Guerra Civil. Los demás no conocen el remordimiento ni la culpa; tienen “el alma de hierro y el corazón de acero” (pág. 137).

La intensidad de este libro se basa en la intriga y en el suspense con el que está contada cada historia. Todas están escritas con diálogos ágiles, de forma vertiginosa, y se cierran con un sorprendente final. Cuando llega la penumbra es una colección de relatos que describen el mal sin matices, en estado puro. Jaume Cabré disecciona a través de estas historias el turbio corazón humano en el que puede anidar la venganza, el odio y el crimen.

publicado en Diario de Navarra 1/6/17

más libros…
(haz clic aquí para leer reseñas anteriores)maslibros.html