he leído…

he leído

años lentos

volver a la página principaljlmn.htmljlmn.htmlshapeimage_1_link_0

Autor: Fernando Aramburu
Título: Años lentos
Editorial: Tusquets.
Páginas: 219
Precio: 17 euros

Con esta novela Fernando Aramburu inicia una serie de obras en las que va a ir contando acontecimientos de la historia reciente del País Vasco. Él mismo ha confesado que el conjunto tiene bastante de autobiográfico; no en las anécdotas tal y como se cuentan en el libro, sino en el ambiente, en las vivencias personales y en el entorno social donde se crió antes de trasladarse a Alemania en 1985.

Esta primera novela de la serie cuenta la historia de un niño que pasó su infancia en el barrio de Ibaeta donde él vivió. En el primer capítulo llega a San Sebastián en el autobús de la Roncalesa, una tarde gris de principios del año 1968, para vivir en casa de sus tíos. Tiene ocho años, los mismos que el escritor entonces. Ese día estaba lloviendo, se vio solo y lloró. Si fueras vasco no llorarías!, le reprocha su primo. ¿Tú has visto llorar al hierro?

    De origen navarro
Años lentos está construida de una forma peculiar, alternando dos tipos de capítulos: en unos leemos el relato de este niño de origen navarro, Txiki Mendióroz, que le ha escrito una carta a Fernando Aramburu contándole su infancia. “Yo, señor Aramburu -empieza diciéndole-, por las razones que usted conoce, siendo niño pasé nueve años con unos parientes míos en San Sebastián!”. Las razones a las que alude son las penurias de sus padres, que les obligaron a mandarlo a casa de los tíos para que se hicieran cargo de él. Con una mirada al mismo tiempo inocente, asombrada y sagaz, va reflejando la vida de esta familia: el padre, Visentico, un obrero bondadoso, inculto y débil, que pasa su tiempo entre la casa, la fábrica y la taberna; la madre, Maripuy, que ejerce la autoridad en esa familia matriarcal; la hija Mari Nieves, que tiene un prematuro embarazo; y el hijo Julen, que es adoctrinado por el cura de la parroquia en el mensaje independentista de ETA. En las excursiones domingueras al monte Txindoki, don Victoriano desde la cima le señala la inmensidad del paisaje: “Euskadi. Nuestra tierra. La verde y hermosa tierra de los vascos. La que nos quieren arrebatar” (pág. 58).

    Vidas marcadas
Paralelamente a este relato, en la novela se van intercalando capítulos calificados como Apuntes En ellos el autor anota de forma escueta esbozos sobre la novela que ha de escribir, basada en la carta de Txiki Mendióroz. Piensa en cómo será una escena, esboza descripciones de personajes, lugares, ambientes y anécdotas. De tal forma que Aramburu escribe una novela y al mismo tiempo cuenta cómo se escribe una novela. Esta técnica de raigambre clásica es también de una gran modernidad. La novela evoca procedimientos del Lazarillo de Tormes y, más recientes, de La familia de Pascual Duarte, de Cela. Asume la mirada infantil, como en otro tiempo lo hicieron Dickens y Defoe, e incorpora rasgos barojianos, componiendo todos estos nombres las referencias literarias sobre las que se asienta esta novela.

Al ir alternando la carta de Txiki con los Apuntes del autor, Años lentos pretende mezclar ficción e historia. Hay en este libro una reflexión sobre cómo contar narrativamente una tragedia social, protagonizada por el terror. Los hechos terroristas y policiales quedan en la novela como trasfondo, porque en ella importa más el ambiente en el que se mueven los personajes: la violencia, el miedo, el desprecio, la delación, la desconfianza, el silencio, para indagar de qué manera todo ello marca la vida de las personas.

Fernando Aramburu


     Nació en San Sebastián en 1959. Ha publicado, entre otras, las novelas Fuegos con limón, Los ojos vacíos, El trompetista del Utopía y Bami sin sombra. Es autor de tres volúmenes de relatos: No ser no duele, El vigilante del fiordo y Los peces de la amargura, que obtuvo los premios Mario Vargas Llosa NH de Relatos, Dulce Chacón y de la Real Academia. En 1985 se trasladó a vivir a Alemania. Hace unos años dejó la ciudad de Lippstadt para instalarse en Hannover; y dejó la enseñanza para dedicarse en exclusiva a escribir. En Los peces de la amargura, El vigilante del fiordo y ahora Años lentos relata diversas situaciones de la violencia en el País Vasco.

cómo empezó todo

Años lentos, Fernando Aramburu
Fernando Aramburu

publicado en Diario de Navarra 15/3/12

Aire de Dylan
Enrique Vila-Matasmaslibros.html